25 de julio de 2019
25.07.2019
Diario de Mallorca
Investidura de Pedro Sánchez

El PSOE rechazó en el pleno la última oferta de Podemos de cambiar Trabajo por políticas de empleo

Adriana Lastra ha subrayado que es una competencia "transferida a las comunidades autónomas" y ha desoído la última rpopuesta del líder de Unidas Podemos - Pedro Sánchez había recibido la propuesta 'in extremis' lanzada desde la tribuna del Congreso por el líder de Unidas Podemos negando con la cabeza 

25.07.2019 | 14:53
El PSOE rechazó en el pleno la última oferta de Podemos de cambiar Trabajo por políticas de empleo

La portavoz parlamentaria socialista, Adriana Lastra, ha respondido este jueves a la propuesta de última hora de Pablo Iglesias para acordar un Gobierno de coalición, en la que ha reclamado la gestión de las políticas activas de empleo, subrayando que estas están transferidas a las comunidades autónomas.

La socialista ha dicho que la última oferta del Gobierno, con una Vicepresidencia con competencias sociales y los ministerios de Vivienda y Economía Social, Sanidad, Asuntos Sociales y Consumo e Igualdad, sigue sobre la mesa.

Lastra, que ha cerrado el debate en el que Iglesias ha hecho su oferta último minuto, le ha afeado a Unidas Podemos que "quiere dirigir el Ministerio de Trabajo sin saber cuáles son las competencias del Ministerio de Trabajo, conducir un coche sin saber ni siquiera dónde está el volante".

Pablo Iglesias había lanzado este jueves una propuesta in extremis desde la tribuna del Congreso al candidato socialista, Pedro Sánchez, al que ha ofrecido "salvar la investidura" si le cede competencias en políticas activas de empleo en lugar del Ministerio de Trabajo.

Pese al duro discurso que había pronunciado antes el jefe del Ejecutivo en funciones -que ha acusado a Unidas Podemos de olvidarse del programa y centrar el problema en el reparto de sillones-, Iglesias ha sorprendido con una nueva oferta que, según ha asegurado, le ha sugerido "alguien muy relevante, una autoridad moral" del PSOE.

La última opción que Iglesias ha puesto sobre la mesa implica la renuncia por parte de Unidas Podemos al Ministerio de Trabajo, desde el que querían subir el salario mínimo interprofesional y derogar la reforma laboral del PP, a cambio de ostentar competencias sobre políticas activas de empleo.

En su intervención antes de que se produzca la segunda votación de investidura de Pedro Sánchez, el dirigente de Podemos ha revelado que un alto cargo del PSOE que representa "mucha autoridad" en el partido le ha sugerido que le pida a Sánchez las competencias en políticas activas de empleo y que, a cambio, renuncie a exigir el Ministerio de Trabajo.

En ese momento, Sánchez ha negado con la cabeza, pero el líder de Unidas Podemos le ha pedido recapacitar para "salvar la sesión de investidura y tener un gobierno de coalición".

"Si usted no acepta, nuestra propuesta le vuelvo a tender la mano: no vuelva a llevar a los españoles a elecciones y negocie con nosotros desde el respeto", ha dicho Pablo Iglesias, cuyo grupo había anunciado una abstención minutos antes de que comenzase la sesión.

Las competencias en políticas activas de empleo están transferidas a las comunidades autónomas, que son las que tienen que ejecutarlas, aunque sea el Estado quien les transfiere el dinero.

Pablo Iglesias se ha expresado en estos términos después de que el candidato socialista le haya reprochado en su intervención inicial que quería controlar el Gobierno y ministerios como el de Hacienda, que el presidente en funciones no estaba dispuesto a ceder -ha dicho- a quien nunca ha gestionado un presupuesto.

El líder de la formación morada ha recordado que en 48 horas no se puede negociar contrarreloj lo que no se ha acordado en 80 días, y menos "filtrándolo todo". "Una negociación de gobierno merece, al menos, no ser cutre", ha reprochado.

Pablo Iglesias le ha recordado a Pedro Sánchez que es presidente del Gobierno porque Podemos se creyó la moción de censura y apoyó al PSOE "con el peor resultado electoral del PSOE". "Les apoyamos a cambio de nada... Mereceríamos por eso, en sus palabras y en su tono, respeto", ha defendido Pablo Iglesias.

Y ha insistido en que durante toda la negociación desde su coalición no ha parado de ceder, primero al renunciar a los ministerios de Estado, después en su posición con Cataluña y también con el "veto personal" que el candidato le impuso.

"Lo único que les pedimos fue participación proporcional en el gobierno acorde a los votos", ha espetado Iglesias, que ha reiterado su intención de tener "competencias, no sillones", para aplicar sus políticas de empleo, igualdad entre hombres y mujeres, educación gratuita de 0 a 3 años o frenar las privatizaciones sanitarias, entre otras cuestiones.

Previsible abstención de Unidas Podemos


El líder de Podemos ha acusado a la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, de haber filtrado a la prensa un documento de Podemos en el que sus reclamaciones se tachaban de "exigencias" en vez de "propuestas".

"Una negociación de Gobierno merece al menos no ser cutre", ha pedido, antes de repasar algunas de las peticiones del partido morado durante la negociación y subrayar su renuncia a formar parte de ese Gobierno de coalición si era el obstáculo para el acuerdo.

Según ha defendido, Podemos solo pidió que se garanticen los derechos sociales recogidos en la Constitución y no sean "papel mojado", renunció a ocupar ministerios de Estado y también asumió el "liderazgo" del PSOE en el desafío independentista de Cataluña. "Pedimos políticas, no sillones", ha aseverado.

En cualquier caso, ha vuelto a "tender la mano" a Sánchez para que "no lleve a los españoles a elecciones" y le ha pedido que negocie con su partido "desde el respeto", reprochándole no haberlo hecho así durante las últimas semanas.

Además, Iglesias ha recordado a Sánchez que llegó al Palacio de la Moncloa tras una moción de censura que, entre otros partidos, apoyó Unidas Podemos. "Nosotros creíamos en una moción de censura que ustedes no se creyeron", ha censurado, aprovechando para recordar que entonces el PSOE estaba representado en el Congreso con el peor resultado electoral de su historia.

"Nosotros les apoyamos a cambio de nada para ser Gobierno en este país. Al menos por eso mereceríamos en palabras y tono un respeto muy diferente", ha insistido.

Si nada cambia en el último momento, los diputados del grupo confederal se abstendrán en la votación como un nuevo gesto para intentar llegar a un acuerdo y "ser capaces de hacer en los próximos días" lo que no han podido en los tres meses que han transcurrido desde las elecciones generales. "Negociar un Gobierno con respeto hacia el socio", ha resumido Iglesias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!


Lo último Lo más leído