Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista con Fernando Sánchez Dragó - Escritor

Fernando Sánchez Dragó: "España está en riesgo grave de desguace"

El polémico escritor y periodista esboza un "heroico" retrato del líder de Vox, Santiago Abascal, en su último libro

Santiago Abascal con Fernando Sánchez Dragó. Europa Press

Fernando Sánchez Dragó vive cómodo en la provocación constante. Por ello, no es de extrañar que, superados los 80, vuelva a la carga literaria con su último libro, 'Santiago Abascal. España vertebrada', publicado por la editorial Planeta. En sus páginas, el escritor y periodista madrileño, que no oculta su simpatía y amistad con el líder de Vox, conversa con este político, a quien agasaja con calificativos como "mesiánico y heroico" por "su ambición de vertebrar España de nuevo".

Para ello, Dragó se reafirma en su deseo de unión de las tres derechas -a las que en esta entrevista él se refiere como "centro derecha"- como única opción para evitar el "desgajamiento" de España. A punto de coger un AVE en dirección a Madrid, Sánchez Dragó no elude ninguna pregunta y habla sin pelos en la lengua de las cloacas del Estado, su postura a favor de las armas o sus discrepancias con Vox en torno a la inmigración.

No obstante, advierte que no le interesa la política porque le aburre y prefiere leer El Quijote o a Platón antes que seguir el juicio del Procés, aunque después apostilla: "creo que no son presos políticos sino políticos presos que han dado un golpe de Estado, y por tanto, deben permanecer en la cárcel y ser condenados".

Sánchez Dragó cuenta que asistió al mitin de Vistalegre y allí descubrió el poder de Vox.Fernando Bustamante

-¿Por qué ha elegido a Santiago Abascal como protagonista de su último libro?

-Se me ocurrió la idea de escribir un libro con los tres líderes de centro derecha: Santiago Abascal, Pablo Casado y Albert Rivera, y convocar también a otros escritores y pensadores como Escohotado y Savater, pero aquello no pudo ser porque Rivera no me contestó nunca a las llamadas telefónicas que le hice, así que abandoné esa idea.

Dos días antes de la jornada electoral andaluza me fui allí a husmear y palpar un poco lo que se estaba cociendo y me di cuenta de que el movimiento que representaba Vox iba a llegar lo suficientemente lejos en Andalucía como para sacar los doce diputados que sacó. Asistí al mitin, hoy legendario, de Vistalegre, y vi que aquello no era un simple mitin de un partido político, sino que era un movimiento que iba a sacudir todos los rincones de la sociedad española.

"El hombre del año, sin duda alguna, es Santiago Abascal. Hay personas a las que les gusta y a quienes les disgusta, pero ha obligado a reubicarse a los líderes de todos los partidos políticos"

-¿Cree que se trata de un movimiento con largo recorrido o que sin embargo podría tratarse de flor de un día?

-Santi Abascal ha irrumpido en la escena política y social española diciendo cosas muy parecidas a las que yo venía diciendo desde hace varias décadas atrás prácticamente en solitario. Ya veremos lo que pasará en las urnas, pero el hombre del año, sin duda alguna, es Santiago Abascal, para bien o para mal. Hay personas a las que les gusta y a quienes les disgusta, pero ha obligado a reubicarse a los líderes de todos los partidos políticos.

-¿Con qué propósito ha publicado este libro pocos días antes de las elecciones?

-Abascal nunca ha merecido la atención de los medios de comunicación y en los últimos meses ha llevado una estrategia de no sobreexponerse demasiado al acoso de la prensa, por lo que es un gran desconocido. A la hora de acercarse a las urnas, convenía que los españoles supieran exactamente cómo es su ideario, su carácter y su vida personal.

-¿Cómo definiría al líder de Vox?

-Santi Abascal en realidad no es un político, sino que es un hombre de pueblo y del pueblo, que pretende llevar sus ideas a La Moncloa, no pretende llegar él a La Moncloa, puesto que carece de ambiciones políticas personales. Eso lo convierte en un político mesiánico, heroico, inusual, que no actúa en política espoleado exclusivamente por la ambición de poder, sino por la ambición de que en una situación de extrema necesidad hay que arrimar el hombro y volver a vertebrar España.

Santiago Abascal en un mitin de Vox en Valladolid.EFE

-¿Cuál es la diferencia entre la familia de Abascal con respecto a cualquier otra familia involucrada en la política en Euskadi en aquella época? Hay quienes creen que su victimismo le ha hecho ascender en la política...

-Bueno, sin duda alguna. Santi Abascal no es un hombre que tenga vocación política, sino que se ve arrastrado a la política por convicciones morales y como resultado de una trayectoria existencial. Hay un momento estelar, una especie de caída del caballo en la puerta de Damasco, cuando con nueve años ve atónito, por televisión, cómo asesinan no a un político, no a un concejal, no a un diputado, no a nadie del PSOE, ni del PP, ni de ningún otro partido, sino que asesinan al cartero de su pueblo, Amurrio. Entonces claro, se queda impresionadísimo, y a partir de ese momento su destino se tuerce. Tenía vocación de guardabosques y de ornitólogo, pero decide, no tanto por opiniones sino por convicciones, entrar en política.

"Durante muchos años fue militante del PP y se sintió traicionado por eso que él define como 'la derechita cobarde' y 'los maricomplejines de la derecha'"

-¿Cree que le ha ayudado el hecho de que su padre y su abuelo formasen parte del PP y de Alianza Popular respectivamente para llegar hasta donde está?

-Claro, eso ha pesado decisivamente en su actitud y en su manera de vivir el ver cómo su padre, su abuelo y toda su familia estaban siendo acosados. Durante muchos años fue militante del PP y en un determinado momento, como tantos votantes de este partido, se sintió traicionado por eso que él define como 'la derechita cobarde' y 'los maricomplejines de la derecha'. Decidió salirse y fundar su propio movimiento. Y yo creo que disentir es un sacro derecho de cualquier persona que milite en un partido político.

La vertebración de España

-¿Piensa que Vox es ahora mismo el único partido capaz de vertebrar España?

-Bueno, también el PP y Ciudadanos tienen la misma idea de España, pero Vox con más vigor. En estos momentos, España se está asomando a un abismo porque si Pedro Sánchez gana las elecciones, desde luego no las va a ganar con mayoría absoluta, y el único recurso que tiene para seguir siendo jefe de Gobierno es pactar con las fuerzas separatistas y con las fuerzas de extrema izquierda de Podemos.

Los tres líderes de derechas, Abascal, Casado y Rivera, apoyaron la manifestación de Madrid a favor de la unidad de España.EFE

Eso significa apostar por la república frente a la monarquía y apostar por el desgajamiento y desvertebración de España, probablemente irreversible. Y eso es lo que los españoles tienen que decidir el 28 de abril en las urnas, si votan a favor de España o si votan en contra de España. La gran tentativa de Abascal es volver a vertebrar España, un país que en estos momentos está en riesgo grave de desguace.

-¿Cómo valoraría esa posible coalición de las tres derechas?

-Espero que esos tres capitanes de esos tres partidos de centro derecha sean lo suficientemente honestos, valientes y leales como para convertir en jefe de Gobierno al que más votos saque de los tres. Eso espero y lo espero de los tres, sea quien sea.

-¿Apoyaría una unión entonces?

-Sí, por supuesto, pero creo que Vox va a ser el segundo partido más votado, por encima del PP y desde luego por encima de Ciudadanos. El primero más votado parece ser que será PSOE, pero no con fuerza suficiente para gobernar por sí solo, por lo que si las cosas son así llegará un momento en el que el Rey tendrá que invitar a Santiago Abascal a formar gobierno y él tendrá que contar con el apoyo de PP y Ciudadanos.

"Yo soy enemigo del Estado y si de mí dependiera desaparecería. El Estado es el enemigo número uno del ser humano así que donde haya Estado va a haber siempre cloacas"

-¿Y cree en la existencia de las cloacas del Estado denunciadas por Podemos para impedir el auge de la izquierda?

-Yo soy enemigo del Estado y si de mí dependiera el Estado desaparecería. El Estado es el enemigo número uno del ser humano así que donde haya Estado va a haber siempre cloacas. Siempre las ha habido y siempre las habrá. Ya estaban en Roma, en Grecia, en Babilonia y en Egipto, así que mientras tengamos un Estado vamos a tener cloacas.

-¿Está a favor de la construcción de un muro en Ceuta y Melilla para frenar la inmigración, tal y como propone Vox?

-Creo que los muros no sirven. Ni sirvió el muro de Berlín, ni sirvió en su día la Muralla China. Probablemente, ese muro no detendría el problema de las oleadas de inmigrantes ilegales, pero bueno, es una solución que otros muchos países, como Israel o el propio Trump están adoptando, ellos sabrán.

Sánchez Dragó ha pasado muchas horas hablando con Santiago Abascal.Planeta

La gente muere en el Mediterráneo porque una serie de instituciones y ONG están incentivando esa piratería, esa nueva trata de esclavos a través del Mediterráneo exclusivamente por intereses económicos, porque sencillamente se trata de importar mano de obra barata para que puedan seguir haciendo sus negocios, así que hay que detener la inmigración ilegal, que es un delito, y en eso están prácticamente todos los políticos de todos los países europeos.

-¿Usted también duerme con una Smith & Wesson bajo la almohada, como Abascal?

-No (Risas). Con anterioridad a esta polémica que ha suscitado con sus declaraciones sobre el derecho a llevar armas yo ya había publicado una columna hace tres años defendiendo este derecho de los ciudadanos. Naturalmente un derecho sujeto a la legislación. Un ciudadano solvente, que pague sus impuestos, que sea buen padre de familia, un buen trabajador, que haya pasado todos los test psicológicos habidos y por haber... no veo por qué no puede tener derecho a llevar un arma, no para agredir a nadie, sino para defenderse de las agresiones de otras personas.

"Probablemente, un muro en Ceuta y Melilla no detendría el problema de las oleadas de inmigrantes ilegales. La gente muere en el Mediterráneo porque una serie de instituciones y ONG están incentivando esa piratería"

Me parece de justicia evidente que cuando un ciudadano está en su casa acompañado de su familia y de repente entra un facineroso que va a violar a su mujer o a su hija o que va a saquear sus bolsillos pueda defenderse sin por ello ir a la cárcel, que es lo que está sucediendo en estos momentos, así que me parece de puro sentido común y no me parece nada escandaloso.

-¿No le parece una paradoja facilitar el acceso a las armas para garantizar la seguridad?

No seamos hipócritas. Quien quiere matar a una persona la va a matar igual, tanto si tiene un arma como si no la tiene, porque ya se procurará un pedrusco o lo que sea. No es verdad que haya más muertos en los países donde la venta de armas está legitimada. Hay más muertos donde hay más personas dispuestas a asesinar.

Compartir el artículo

stats