03 de abril de 2019
03.04.2019
Juicio del 'procés'

Juicio del 'procés' | El número dos de Trapero asegura que Puigdemont dijo que si había violencia el 1-O declararía la independencia

Ferran López niega instrucciones de Forn o que el cuerpo vigilase a la Policía y la Guardia Civil

03.04.2019 | 08:47
Ferran López, el que fue número 2 de Trapero.

El número dos de los Mossos d'Esquadra el 1-O, Ferran López, ha declarado que el expresident Carles Puigdemont dijo a la cúpula de la policía catalana que declararía la independencia si había incidentes durante la celebración del referéndum.

López, que asumió el mando de los Mossos durante el 155, ha respaldado el testimonio del mayor Josep Lluís Trapero al tribunal del "procés", pero ha revelado esa advertencia de Puigdemont en la reunión del 28 de septiembre, tras la petición de los mandos policiales de que desconvocara el referéndum por el riesgo de "conflicto" y por la "polarización de los dos bandos".

"Recuerdo que el señor Puigdemont dijo que si se producía ese escenario que nosotros preveíamos, él, en ese mismo momento, declaraba la independencia", ha señalado López, la persona de confianza de Trapero en los Mossos.

Hasta la fecha, la respuesta del expresident se limitaba a continuar con el referéndum porque había un "mandato del pueblo", de manera que ante la revelación de López, el fiscal Javier Zaragoza le ha preguntado: "¿Así lo dijo?". "Es una frase que recordamos todos perfectamente porque es difícil de olvidar", ha contestado.

Más allá del peso de la frase, ha continuado, el aviso de Puigdemont no modificaba el auto del TSJC ni la actuación de la policía autonómica, si bien reafirmaba sus sospechas de que el 1-O se encaminaban al escenario dibujado de "conflicto seguro" y que a pesar de esto se quiso transitar, lo que evidenciaba el "desamparo gubernativo", con un Govern y unos Mossos cada uno por su lado.

En aquella reunión, además del expresident, estaban el exvicepresidente Oriol Junqueras y el exconseller Joaquim Forn y "la postura de los tres era homogénea, monolítica y sin divergencias" ya que el 1-O "era un compromiso que tenían", ha precisado.

La reunión del 28 fue consecuencia de la falta de respuesta y del pesimismo de los Mossos tras el encuentro similar del día 26 para advertir al Govern que "era evidente que de una forma u otra iba a haber incidentes" ante la existencia de "elementos inestables".

Y ha añadido que podían producir "efectos contraproducentes" ya que había "muchísima gente con esperanzas de poder votar" y, por el contrario, "órdenes contundentes y claras de impedir el referéndum".

La defensa cerrada de los Mossos no se ha ceñido solo a las advertencias en estas reuniones sino a la actuación del cuerpo el 1-O hasta el punto de que, a la vista de sus explicaciones, la defensa de Forn ha solicitado un careo entre López y el coordinador del operativo, Diego Pérez de los Cobos, para aclarar sus discrepancias sobre el papel de la policía autonómica aquel día.

{C}{C}

{C}

De los Cobos tachó de "estafa" el dispositivo de los Mossos, "más contraproducente que beneficioso", basado en binomios de agentes sin capacidad para actuar, que estaba "hecho para que no funcionara", sin que recibiera con carácter previo ninguna información de la policía autonómica sobre su rol el 1-O.

Pero hoy López, como hiciese Trapero, le ha desmentido al afirmar que hubo "un operativo conjunto pactado y acordado" por De los Cobos, quien "validó" y "diseñó" la estructura del dispositivo, y a quien previamente sí que se le informó de todo, hasta que en un momento dado del domingo se produjo la fractura de la arquitectura del dispositivo y entraron en una "situación nueva y desconocida", en la que "hicimos lo que lo pudimos hasta donde pudimos -ha dicho-".

Ante este escenario, el letrado de Forn ha concretado su petición en la necesidad de esclarecer las reuniones previas al 1-O en las que, según López, se informó al coronel de la Guardia Civil sobre este dispositivo, algo que este mismo desmintió en su declaración el pasado 4 de marzo.

El testimonio del comisario ha sido igual de prolijo respecto a la actuación del Cuerpo el 20-S frente a la Conselleria de Economía, donde ha admitido que era "materialmente imposible" abrir un pasillo para permitir la entrada de los detenidos o perimetrar los coches "vandalizados" de la Guardia Civil.

Interrogado por la Abogacía del Estado, que ve clave este episodio en su acusación por sedición, ha dicho que hubiera sido posible el pasillo de salida de la comitiva judicial, pero finalmente se optó por la vía "alternativa" de la azotea porque era más "rápida" y evitaba una "situación de tensión y conflicto".

Ahora bien, ha recalcado que si no se habilitó antes fue porque hasta las 11 no tuvieron "noticia exacta" de que el registro había acabado.

Aquel día, según López, la actuación de Jordi Sànchez en el dispositivo pasó únicamente por configurar "una primera franja libre entre manifestantes y Policía" y la del exconseller Joaquim Forn en pedir a Trapero que contactase con el anterior para intentar mediar.

Aunque ha asegurado que Forn "nunca pidió nada" a los Mossos relacionado con el 1-O, ha lamentado, al igual que hicieron sus compañeros de la cúpula del cuerpo, algunas de sus declaraciones públicas en las que "proyectaba una posición del Cuerpo que no era correcta".

Si en algo ha sido rotundo López es en negar que los Mossos hiciesen seguimientos a la Policía y a la Guardia Civil el 1-O. "Seguimientos, cero", ha dicho el comisario, si bien ha reconocido que ese día hubo un volumen elevado de peticiones de matrícula a los coches en los que identificaban "actitudes que no eran normales".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!