01 de abril de 2019
01.04.2019
Efemérides

El debate sobre la memoria histórica marca los 80 años del final de la guerra civil

El parte de Franco del 1 de abril de 1939 puso fin al conflicto armado, pero no a sus consecuencias

01.04.2019 | 08:36
Gervasio Sánchez contempla sus fotos de la Guerra Civil.

El parte militar que Franco escribió de su puño y letra el 1 de abril de 1939 puso fin a la Guerra Civil aunque, 80 años después, aún se mantiene vivo el debate de la memoria histórica y de las consecuencias que deparó el conflicto fratricida.

Una efeméride a la que se une la del 60 aniversario de la inauguración del Valle de los Caídos, que se conmemora en medio de la controversia por la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de exhumar los restos del dictador el próximo 10 de junio si el Tribunal Supremo no ordenase antes su suspensión cautelar.

"En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado", fue el mensaje que leyó al país el locutor Fernando Fernández de Córdoba a través de los micrófonos de Radio Nacional en Burgos.

Con este parte, se daba por culminada la contienda desencadenada en julio de 1936 con la sublevación de las tropas nacionales contra la II República y que provocó la muerte y el exilio de decenas de miles de personas.

"La Guerra Civil sigue, en cierta manera, no viva, pero recordada porque hay muchos políticos interesados en recordarla por las razones que sean", sostiene el periodista y escritor Javier Reverte en declaraciones a Efe.

Para Reverte (Madrid, 1944), la tragedia que sacudió a España ya "no es nada para mucha gente, como los jóvenes, que la ven como algo pasado, una historia como la de los godos", pero, apostilla, aún permanece en la memoria de quienes sufrieron su dolor.

El autor de una trilogía sobre la Guerra Civil reeditada ahora con motivo de la efemérides cree que "habría que trazar una franja y decir 'hasta aquí hemos llegado'" y conseguir que "los políticos no hablen tanto de ella" y dejen de emplearla como "pretexto para plantear una política o dar una imagen que les conviene frente a sus electores".

También ve esencial que los artistas, en el cine y en las novelas, miren la Guerra Civil como un episodio trágico y épico de la historia, "pero que se fue".

"Cuando empecemos a mirarla así desde la política y desde el arte, el fantasma de la Guerra Civil desaparecerá de nuestras cabezas", añade Reverte.

El hispanista Ian Gibson reflexiona sobre lo que sería España en la actualidad de no haber sido víctima del desastre del conflicto bélico.

"En los años 30 iba camino de ser un país cultísimo y se rompió todo brutalmente. Me levanto cada mañana pensando lo que podía ser España hoy si no hubiera ocurrido aquello. Tenía todo", lamenta Gibson (Dublín, 1939).

El historiador cree que no se pasará página hasta que se supere la asignatura pendiente de los más de 100.000 españoles cuyos restos siguen en las cunetas y fosas comunes.

También ve prioritario resolver "un problema moral" como el de exhumar al dictador, una controversia avivada por el empeño del Gobierno socialista de sacarlo del Valle de los Caídos que pone de relieve que aún siguen vivos algunos rescoldos de la guerra transcurridos 80 años de su final.

Afincado en España desde hace medio siglo, Gibson se muestra convencido de que sería "un alivio inmenso para todos el país, no solo para la izquierda, sino también para la derecha".

La decisión de sacar los restos choca con la familia Franco, con la comunidad benedictina que administra el recinto y con la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos (ADVC).

El presidente de esta entidad, Pablo Linares, argumenta que el conjunto monumental no se edificó para enterrar al entonces jefe del Estado, sino a los combatientes de ambos bandos.

"Es un lugar de paz y reconciliación y nadie se tendría que sentir molesto", enfatiza a Efe Linares, nieto de un republicano que trabajó en el Valle de los Caídos.

Seis décadas después de su apertura, que Franco hizo coincidir con el 20 aniversario del fin de la guerra, permanecen enterrados 33.487 cadáveres, de los que más de 12.000 están sin identificar.

Linares lamenta que el mausoleo de Cuelgamuros "sea tan sensible a la política", cuando la prioridad debería ser su conservación ante el "lamentable" estado del templo y de la cruz que lo corona, considerada la más alta del mundo con sus 150 metros de altura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!