06 de marzo de 2019
06.03.2019

Puigserver: "Puigdemont antepuso la convivencia a impedir el 1-O"

El responsable de Interior con el 155 destaca las "discrepancias" entre Estado y Generalitat en las reuniones previas al referéndum

06.03.2019 | 02:45
El mallorquín Juan Antonio Puigserver ayer durante el juicio del ´procés´.

El que fue responsable de Interior en Cataluña bajo vigencia del artículo 155 de la Constitución, el mallorquín Juan Antonio Puigserver, afirmó ayer durante su declaración como testigo en el juicio por el procés independentista que en la Junta de Seguridad celebrada el 28 de septiembre de 2017 hubo "discrepancias" entre los representantes de la Generalitat y los del Gobierno de Mariano Rajoy porque el expresidente catalán señaló que la orden de impedir el referéndum no se podía "anteponer a la normal convivencia ciudadana".

Así lo señaló este secretario general técnico del Ministerio del Interior, cuya declaración dio inicio a la sesión de la tarde del juicio. A preguntas del fiscal Jaime Moreno, Puigserver explicó que el expresidente de la Generalitat convocó dicha reunión tras conocer un día antes que la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) Mercedes Armas había dictado un auto para ordenar la incautación de material electoral e impedir la celebración de la votación, que había sido declarado ilegal por el Tribunal Constitucional.

El único punto del día era la "coordinación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de Mossos d'Esquadra en relación con la jornada del 1 de octubre", señaló el testigo, algo que suscitó "dudas" en los representantes del Gobierno central porque el objeto del propio enunciado "no era tanto impedir la celebración de la votación como la coordinación". Aún así, decidieron acudir a la reunión porque era "probablemente una de las últimas oportunidades para que se desconvocara" el referéndum, añadió . Puigserver aseguró que en el transcurso de ese encuentro existieron "discrepancias" en la forma de alcanzar una "coordinación eficaz" entre cuerpos. Para el exsecretario de Estado de Seguridad de Interior José Antonio Nieto, el exdelegado del Gobierno en Cataluña Enric Millo, el designado coordinador del operativo policial, el coronel Diego Pérez de los Cobos, y para él -todos ellos miembros de la delegación que asistió por parte del Gobierno de Rajoy-, la prioridad era cumplir el auto de la magistrada Armas, así como los pronunciamientos del Tribunal Constitucional.

Por el contrario, la intención del Gobierno de Puigdemont, que acudió junto al entonces consejero del Interior, Joaquim Forn; el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero; el exjefe de la policía autonómica Pere Soler -estos dos últimos serán juzgados por rebelión en la Audiencia Nacional-; y una secretaria, era que se respetase la "normal convivencia ciudadana", constató. De hecho, recordó que el expresidente de la Generalitat afirmó que en este sentido "un auto no se puede anteponer al derecho de los ciudadanos".

Señaló que el exjefe de la policía autonómica Josep Lluís Trapero mostró su oposición a usar la fuerza si no era para "preservar daños de los ciudadanos a terceros" o a los propios agentes. Recordó que tras la insistencia de Pérez de los Cobos sobre si estaría dispuesto a usar la fuerza en algún caso para "cumplir estrictamente la parte dispositiva del auto", el mayor dijo que no usaría la fuerza "si había personas mayores y niños".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!