12 de febrero de 2019
12.02.2019
Presupuestos Generales del Estado

¿Qué apoyos necesita Sánchez para aprobar los Presupuestos?

El voto de los independentistas en clave para que las cuentas sigan su trámite en el Congreso

12.02.2019 | 08:31
Pedro Sánchez (izda), y Pablo Iglesias.

El Gobierno defiende en el Congreso desde este martes las enmiendas a la totalidad de su proyecto de Presupuestos Generales de 2019, un plan pactado con Podemos en el que se prevé que el gasto crezca un 5,3%, mientras que los ingresos no financieros aumentarán un 7,8%.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez, que llegó al poder tras la moción de censura contra Mariano Rajoy, hace ya algo más de medio año, necesita la mayoría para sacar adelante las cuentas, algo que no será fácil porque depende del voto de los independentistas catalanes del PDeCAT y ERC.

Hasta ahora, los intentos de Sánchez por acercar posturas no han sido suficientes para los secesionistas, que han exigido gestos en el juicio del 'procés' y una negociación con un relator o mediador que ponga sobre la mesa la autodeterminación. Precisamente la asunción por el Gobierno de la primera figura desató la semana pasada una tormenta política con duras críticas de socialistas históricos y de PP y Ciudadanos.

En medio de la polémica, y antes de la manifestación del centro derecha y la derecha en Madrid contra las cesiones del Gobierno y para pedir elecciones, Sánchez rectificó para rechazar cualquier mediación con la Generalitat y subrayar su oposición a un referéndum de autodeterminación. Pero, en solo unos días, las negociaciones con los independentistas parecen ya rotas, y PDeCAT y ERC llegan al debate de las cuentas con sendas enmiendas a la totalidad, lo que bloquearía la tramitación de la ley el mismo miércoles. Los independentistas, además, no han cedido en la cuestión clave: una mesa que trate la autodeterminación de Cataluña.

El debate en el Congreso determinará si una mayoría simple tumba las cuentas o si éstas continúan su trámite, en el caso de que los independentistas prolonguen la incertidumbre retirando sus enmiendas a la totalidad, una maniobra que les permitiría guardarse la posibilidad de vetarlos igualmente al final del proceso. Pero si el resultado de la votación es el del rechazo, lo que podría precipitarse es el final de la legislatura y la convocatoria de elecciones, según filtraron a EFE este lunes fuentes de Moncloa, que incluso sugirieron que podrían ser el 14 de abril.

Pero, ¿qué opciones existen en la votación de este miércoles?

Las posiciones de cada partido 


Si en esta votación de las enmiendas a la totalidad se alcanza la mayoría simple -más votos a favor que en contra- el proyecto de Presupuestos Generales del Estado quedará rechazado y se devolverá al Gobierno.

A día de hoy hay más síes que noes en favor de las enmiendas a la totalidad ya que los votos de los grupos enmendantes suman 185 escaños, a los que se añaden 2 de UPN, por lo que serían 187.

Los noes del PSOE, Unidos Podemos, PNV y Compromís a las peticiones de devolución suponen 160 votos, mientras que Nueva Canarias previsiblemente se abstendrá y EH Bildu aún no ha decidido su voto.

Si se produjera un empate técnico, se llevarían a cabo tres votaciones y si a la tercera sigue el empate las enmiendas a la totalidad decaerían y los Presupuestos seguirían adelante.

Si ERC y PDeCAT retiran en el último momento sus enmiendas y se suman al Gobierno, los Presupuestos saldrían, pero si deciden abstenerse tampoco serviría de nada. Al menos los 9 diputados de ERC tendrían que votar a favor de los Presupuestos para que el Gobierno contara con 171 votos frente a los 170 de los enmendantes.

A esta difícil aritmética podrían sumarse Nueva Canarias y/o EH Bildu en favor del Ejecutivo en el último momento.

¿Qué pasa si finalmente los Presupuestos son rechazados?


El proyecto de Ley sería devuelto al Gobierno sin opción de volver a presentar otro y sería prerrogativa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, convocar o no elecciones anticipadas.

¿Existe algún precedente de devolución de Presupuestos?


Sí. El 25 de octubre de 1995 decayó el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 1996 y el entonces presidente del Gobierno, Felipe González, tuvo que adelantar elecciones.

De decaer el Presupuesto de 2019 sería el segundo rechazado en la historia de la democracia.

¿Y qué pasa si se rechazan las enmiendas a la totalidad?


El trámite presupuestario seguiría adelante en el Congreso y después en el Senado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!