Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENTREVISTA

Pablo Simón: "Lo de Cataluña no fue un golpe de Estado"

El polítologo estrena libro, 'El príncipe moderno: democracia, poder y política'

Pablo Simón.

Pablo Simón.

Como una suerte de príncipe de Maquiavelo, Pablo Simón ha sabido aprovechar al máximo su incesante estudio de la historia y la política. Con tan solo 33 años, se puede afirmar que es uno de los politólogos que más en boga está en los últimos tiempos. Entre Politikon y sus intervenciones con el televisivo Ferreras, Simón da clases en la Universidad Carlos III de Madrid y también escribe libros.

"La política puede brindar un servicio a los que no tienen otra cosa"

El último ha nacido como un guiño al mítico tomo político de Nicolás Maquiavelo, donde recoge al aspirante a monarca y lo transporta hasta la coyuntura política de nuestros días. 'El príncipe moderno: democracia, poder y política' trata de acercar al ciudadano de a pie a una disciplina de la que se conoce más a través de sesiones de control al más puro estilo 'Sálvame' -la pelea verbal está a la orden del día- y de la que nunca se sabe cuáles son los buenos o los malos, todo ello aderezado con la esencia de la crispación.

"La marejada y el ruido escénico es perfectamente compatible con que el mundo cambie, y esto es algo que estamos viendo últimamente", dice Simón. "Hay discusiones periódicas con un nivel de crispación alto, pero, al mismo tiempo, nada en los proyectos de modos de vida de la gente está cambiando, porque la política va por otros derroteros y, de hecho, va más lenta que todo eso", añade sobre lo tenso del momento actual.

"Nadie estaba preparado para la moción de censura, ni el propio Gobierno"

Una tensión que se traslada al Congreso -insultos y escupitajos son la muestra-, a las calles y, sobre todo, a las urnas, donde partidos extremistas comienzan a acumular votos para los próximos comicios y comunidades, como Cataluña, tratan de alejarse del modelo de país. "Sin lugar a dudas, el suceso del 1 de octubre y las leyes de desconexión del 6 y el 7 han provocado una crisis institucional sin precedentes desde que hay restauración de la democracia en España, y eso ha generado un nivel de crispación notable", asevera el politólogo que, además, pone sobre la mesa a todos los agentes protagonistas. "No solo en la propia sociedad catalana, que ahora mismo vive una situación de embate permanente entre los partidos a favor de la independencia y los detractores, sino también a nivel de los propios líderes políticos y los creadores de opinión. Estamos en momentos complicados. Hay tensiones tanto a favor de la separación como la recentralización de competencias en otras regiones de España y todo esto es difícilmente resoluble a corto plazo si no somos capaces de bajar el ruido ambiental".

- ¿Lo de Cataluña fue un golpe de Estado?

- Para los juristas cualquier disrupción que suponga un cambio en la norma fundamental del Estado, por la vía de los hechos, se califica de golpe. Para los politólogos tiene que ser algo que conlleve acción violenta y toma del poder por parte de agentes que pertenecen al propio Estado. A mi juicio no existió un golpe. Sí vimos una crisis constitucional enorme, vimos conatos de tensión que podrían haberse convertido en irrupciones violentas. A mí se me hace complicado denominarlo golpe de Estado.

"La gente se interesa más por la política en un contexto de dificultades económicas y problemas"

Una respuesta más que ambigua, propia de un politólogo y concretamente de Simón, que en algunas entrevistas ha mostrado su reticencia a hablar de la crisis catalana. Porque si tiene que lanzar un tema como el más sorprendente del pasado año 2018 se decanta por la famosa moción de censura. Fuera independencias. "Nadie estaba preparado para ese momento. Fue toda una sorpresa. No solo para los promotores de la propia moción, también para el propio Gobierno que hasta el último minuto no terminó de saber por dónde iban los tiros", sentencia el experto con ese brillo en los ojos del que ha vivido un momento más que histórico.

Precisamente fue ese suceso para la historia lo que le llevó de pleno a las noticias virales, ya que ese día se lo tomó con tanta intensidad que desde Twitter no perdieron ripio a la hora de vacilar al politólogo y convertirle en 'trending topic'.

Más allá de polémicas, en su libro, Simón habla de todos estos momentos que marcan la actualidad política y también de otros, como la crisis de los partidos, la brecha de representación, el comportamiento electoral, el uso del referéndum, la crisis de la socialdemocracia y los modelos de bienestar. "Ciencia política, mapa y radiografía de nuestro tiempo", afirma cuando se le pide una 'review' de su trabajo en tan solo tres palabras. "Es más que difícil resumirlo así", añade.

El interés del ciudadano

Simón está convencido de que la sociedad de ahora está más interesada en la política. "Si uno mira las encuestas, hemos pasado de 2 de cada 10 interesados a 4 de cada 10. Esto tiene razón de ser porque en el al contexto de dificultades económicas, ligadas a problemas institucionales y políticos, la gente se interesa", señala y añade que lo único que hace falta es "darles sus propias herramientas para que se formen una opinión". Ahí entra él y su trabajo como politólogo, porque son las opiniones las que supuestamente se quedan fuera y las verdades y los futuribles lo que hacen de Simón toda una pieza perfecta para parrillas de televisión y medios de comunicación.

A través de todas estas plataformas, es donde el joven experto pone la guinda a los sucesos de actualidad y trata conformar una visión personal a cada espectador o lector, pese a que la perfección esté más lejos de lo que uno se imagina. "El Gobierno perfecto no es el que lo hace todo bien, sino el que tenga las prioridades correctas".

"El Gobierno perfecto no tiene por qué venir de unos partidos u otros"

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats