01 de febrero de 2019
01.02.2019
Juicio del 'procés'

Los nueve presos del 'procés' llegan a Madrid

La Guardia Civil ha trasladado a los acusados hasta las cárceles de Soto del Real y Alcalá Meco

01.02.2019 | 07:34
Los nueve presos del ´procés´ llegan a Madrid

Los nueve líderes independentistas presos han ingresado este viernes en cárceles de Madrid, adonde han sido trasladados desde las prisiones catalanas en las que han permanecido durante cerca de medio año, cuando faltan once días para que empiece el juicio del procés en el Tribunal Supremo.

Arropados por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el Govern y centenares de personas que les aclamaban desde el exterior, los nueve internos han sido reagrupados en el centro barcelonés de Brians 2, desde donde los hombres han sido conducidos por la Guardia Civil hasta la prisión de Soto del Real y las mujeres a Alcalá Meco.

Antes de salir de Cataluña, los presos han agradecido en Twitter el apoyo recibido y han garantizado que en el juicio, que se iniciará el próximo 12 de febrero en el Tribunal Supremo, no van a defenderse, sino a reivindicar la democracia, la justicia y el pacifismo.

"Que no nos esperen derrotados. ¡Adelante!", ha exclamado el exconseller Raül Romeva, mientras el exlíder de la ANC Jordi Sànchez añadía que se volcarán en exigir su absolución y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, sentenciaba: "Marchamos hacia Madrid para acusar al Estado de vulnerar los derechos civiles y políticos del pueblo de Cataluña".

Los políticos presos han iniciado el viaje a partir de las seis de la mañana, cuando los Mossos les han llevado de las cárceles catalanas en las que ingresaron en julio pasado -tras unos primeros nueve meses en prisiones madrileñas-, hasta Brians 2, donde se han reagrupado a las ocho de la mañana.

Pese a que los CDR habían llamado a bloquear la salida de los presos, únicamente en la cárcel de Mas d'Enric, en El Catllar (Tarragona), ha habido momentos de tensión cuando los Mossos d'Esquadra han intervenido para sacar de la carretera a un centenar de personas, lo que ha provocado heridas leves a un manifestante.

Una vez en Brians 2, los nueve presos han podido ver durante unos instantes al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que les ha transmitido un mensaje de fuerza y apoyo junto a todos los consellers del Govern, a excepción del Jordi Puigneró y Alfred Bosch, que no han podido acudir por motivos de agenda.

Los presos han salido de Brians 2 a las 9.29 horas en un autocar de la Guardia Civil, escoltado por los Mossos d'Esquadra en el tramo que ha discurrido por carreteras catalanas y, sin ninguna incidencia durante el trayecto, han llegado al centro de Madrid I - Mujeres (Alcalá Meco) a las 16.03, donde han quedado ingresadas la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y la exconsellera Dolors Bassa.

El exvicepresidente Oriol Junqueras, los exconsellers Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn y Raül Romeva, junto con el exlíder de la ANC y diputado de JxCAT Jordi Sànchez y el líder de Òmnium Jordi Cuixart, que desde julio pasado han permanecido en la cárcel barcelonesa de Lledoners, han llegado al centro de Soto del Real hacia las 17.20 horas.

Una vez en los centros madrileños, los nueve presos son reconocidos por un equipo médico y reciben, como el resto de internos, un lote de productos higiénicos, ropa de cama y cubiertos.

Serán los directores de los centros penitenciarios los que, reglamentariamente, decidirán el módulo de destino de los procesados, aunque se procurará que vuelvan a la situación anterior a su traslado a Cataluña, en julio pasado.

Sànchez y Cuixart estuvieron en el módulo de respeto de Soto del Real, donde irán ahora también Junqueras y los demás exconsellers encarcelados para facilitar así el traslado al Supremo durante los meses que dure el juicio.

Por su parte, Carme Forcadell -que en Cataluña ha permanecido en la cárcel tarraconsense Mas d'Enric de El Catllar- y Dolors Bassa -en la gerundense de Puig de les Basses, en Figueres- volverán al módulo de respeto de Alcalá, donde ya estuvieron antes de ser trasladadas a Cataluña.

Estos módulos de respeto fueron ideados para fomentar el clima de convivencia entre los internos y en ellos los reclusos se acogen a una especie de contrato con normas y compromisos sobre el mantenimiento de las dependencias y se implican en tareas como el cuidado de los espacios comunes o la organización de actividades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!