13 de agosto de 2018
13.08.2018
Atentados del 17-A

Atentados del 17-A: De la explosión de Alcanar al ataque de La Rambla

Los pasos de la investigación durante las 17 horas que separaron la detonación del atropello masivo

13.08.2018 | 18:02

La célula terrorista de Ripoll sopesó diferentes escenarios para atentar, aunque el principal objetivo era la Sagrada Familia de Barcelona, según la declaración de uno de los presos por los atentados del 17-A, Mohamed Houli. Sin embargo, la explosión en el chalé de la localidad tarraconense de Alcanar que acabó con sus explosivos les obligó a cambiar de planes.

Ocurrió sobre las 23.15 del día 16 de agosto, al detonar las bombas que la célula preparaba para causar una masacre, 17 horas antes del atentado de La Rambla. La explosión destruyó la vivienda que habían ocupado y en ella murió el líder del grupo, el imán Abdelbaki Es Satty y Youssef Aalla. El segundo cadáver no se halla hasta el día 18. Houli resultó herido y fue interrogado sin ofrecer pistas. Aseguró que rellenaban botellas de butano para revenderlas. Seis vecinos también sufrieron heridas por la onda expansiva. Los Mossos sopesan en ese momento que se trate de un escape de gas.

Una hora después de la explosión, los investigadores descubren que el coche aparcado en la puerta del chalé es de la familia Abouyaaqoub, según los datos remitidos por la policía autonómica a la Audiencia Nacional. Por esa razón, llaman por teléfono al día siguiente a Younes, autor del atentado de La Rambla. También identifican una moto aparcada en el lugar y descubren que es de otro joven de Ripoll, Mohamed Hichami, que murió abatido por los Mossos en Cambrils.

La juez de guardia llega a Alcanar a las 2.47 porque también se habían encontrado restos humanos.

En la vivienda se halla una gran cantidad de bombonas de butano, garrafas de líquidos inflamables y otras vacías de acetona, lo que activa la intervención de los Tedax, que acuden a Alcanar la mañana del día 17.

La misma noche de la explosión también se encuentran documentos de Abdelbaki Es Satty. Debido a sus antecedentes, y tras una primera inspección de los Tedax, ya por la mañana, gana más peso para los Mossos la pista del tráfico de drogas y la idea de que el chalé se había convertido en un laboratorio.
.
En la mañana del día 17, mientras avanza la investigación de los Tedax en el chalé de Alcanar, los Mossos llaman al móvil de Houssein Abouyaaqoub por el hallazgo del coche. Este les asegura que es su hermano Younes quien conduce el vehículo, pero que no sabe nada de él en ese momento.

Atentado en Las Ramblas


Pero los terroristas ya han comenzado su huida hacia adelante. A las 16.45 del día 17, Younes Abouyaaqoub, dispuesto a atentar pese a haber perdido la opción de hacerlo con explosivos, se lanza con una furgoneta de alquiler atropellando a las personas que en ese momento se encuentran en La Rambla de Barcelona, matando a 14 y dejando un centenar de heridos.

Casi al mismo tiempo, se produce una segunda explosión en el chalé de Alcanar, que causa heridas a once policías, cuatro bomberos y un trabajador de una excavadora. Es la pista definitiva para que los investigadores se percaten de que están ante una fábrica de explosivos. Los Mossos acabarán contabilizando 104 bombonas de butano y 350 litros de acetona y 300 de peróxido de hidrógeno, los ingredientes para crear el explosivo TATP, conocido como 'la madre de Satán'.

Además, después de esta explosión los investigadores hallan nuevos documentos, como una foto del imán Es Satty que lleva escrito en su anverso que es un 'soldado' de Estado Islámico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!