11 de abril de 2018
11.04.2018
Juicio de los ERE

Griñán afirma que no recibió alertas de ilegalidad del interventor sobre los ERE

El expresidente andaluz ha declarado que conoció el programa de ayudas cuando estalló el caso

11.04.2018 | 22:07
Griñán niega todo conocimiento en el caso de los ERE.
El expresidente andaluz José Antonio Griñán ha declarado este miércoles en el juicio de la pieza política del caso ERE que " jamás" se le trasladó ningún informe de la Intervención que requiriera su actuación como consejero de Hacienda ante las deficiencias detectadas en las ayudas que daba Empleo.

El que fuera consejero de Hacienda de 2004 a 2009 y presidente de 2009 a 2013 se enfrenta a 6 años de cárcel y 30 de inhabilitación -junto a otros 21 ex altos cargos de la Junta- por prevaricación y malversación al mantener un sistema con el que durante una década la Junta repartió 850 millones en ayudas sociolaborales, según la Fiscalía, de forma arbitraria y eludiendo los controles.

A preguntas del fiscal Anticorrupción Manuel Fernández, que lo ha interrogado durante cinco horas, ha asegurado que no recibió ninguno de los informes en los que el interventor (también acusado) alertaba de que era "inadecuado" el sistema por el que se pagaban las ayudas, vía la agencia pública IDEA con fondos que Empleo le mandaba mediante transferencias de financiación, según la Fiscalía para eludir la fiscalización previa.

Tampoco recibió, ha dicho, el informe adicional de 2005 sobre las cuentas de IDEA de 2003 en el que el interventor revisó una veintena de expedientes de ayudas concedidas por la Dirección General de Trabajo concluyendo que se daban "prescindiendo absolutamente del procedimiento legalmente establecido".

Aunque además de a la Consejería de Empleo (que daba las ayudas) y de Innovación (cuya agencia IDEA las pagaba) el interventor los envió a Hacienda, Griñán ha defendido que no se los pasaron porque no requerían ninguna actuación suya, los conoció al estallar el caso y cuando preguntó por ellos, quien fuera su viceconsejera, Carmen Martínez Aguayo, otra de las acusadas, le "dijo exactamente que ninguno había sido remitido para actuación del consejero".

Ha incidido en que esos informes no alertaban de menoscabo de fondos públicos, sino que promovían mejoras en el sistema para las "consejerías concernidas", a lo que el fiscal le ha preguntado que si Hacienda "no controlaba" y si no creían que los avisos del interventor exigían alguna reacción por su parte.

Griñán ha centrado su defensa en que desconocía "exactamente" los detalles del programa de Empleo de ayudas sociolaborales, que era "insignificante" -a preguntas de su abogado ha concretado que no suponía más del 0,3 % del Presupuesto de la Junta- y mucho menos de cómo lo gestionaba y ejecutaba quien daba las ayudas.

Y en que no hubo alertas de ilegalidad ni menoscabo por parte del interventor, con quien comparte banquillo y que en la instrucción le reprochó duramente que desoyera sus avisos sobre las deficiencias del sistema.

El exinterventor Manuel Gómez ya suavizó en el juicio esos reproches y Griñán lo ha calificado como "una persona muy rigurosa".

"No había malversación"


A preguntas de su abogado, José María Mohedano, el expresidente también ha incidido en que tampoco la Cámara de Cuentas que cada año hacía la "fiscalización o control externo" de las cuentas generales de la Junta planteó "reproche alguno y mucho menos tacha de ilegalidad" sobre el programa de ayudas de los ERE en diez años.

En varios momentos de su declaración Griñán ha cuestionado las dudas vertidas sobre el uso de transferencias de financiación como herramienta por la que Empleo enviaba a IDEA los fondos para pagar las ayudas, que la Fiscalía y las acusaciones consideran que buscaba evitar la fiscalización previa.

Griñán ha dicho que "no evitaban la fiscalización" mediante el control permanente financiero a IDEA y que el interventor "siempre ha considerado que eran inadecuadas pero legales".

Cuando el fiscal le ha preguntado si ratificaba su declaración en 2015 ante el Supremo, ha dicho que sí y ha querido reseñar que el juez del alto tribunal indicó que "no había malversación".

El magistrado que preside el tribunal, Juan Antonio Calle, le ha preguntado -citando la declaración del exconsejero Antonio Fernández- si el Consejo de Gobierno conocía el destino de las modificaciones presupuestarias que aprobaba para aumentar el crédito del programa de ayudas.

Griñán ha dicho que sabían que era para transferencias de financiación a IDEA para que pagara ayudas sociolaborales que daba la Dirección General de Trabajo, no los beneficiarios exactos ni cómo gestionaba esas ayudas quien las daba, una respuesta ante la que a la salida Chaves -que declarará el lunes- le ha expresado cierto malestar.

José Antonio Griñán, que ha concluido su declaración tras más de siete horas, ha sufrido esta tarde una contractura en el cuello y ha pedido al presidente del tribunal levantarse un momento para estirar, algo que le ha sido concedido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!