08 de febrero de 2017
08.02.2017
Investigación

La munición usada para matar a la viuda de Sala fue retocada para dispararse con un arma diferente

El yerno de la viuda de Sala tenía licencia de armas y hacía tiro olímpico

08.02.2017 | 17:04
Escena del crimen contra la viuda del expresidente de la CAM.
Miguel López, el yerno de la viuda del expresidente de la extinta Caja del Mediterráneo (CAM), Vicente Sala, detenido este miércoles como presunto autor del crimen , tenía licencia de armas y practicaba tiro olímpico, han informado a Efe fuentes de la investigación.

El hombre ha sido arrestado a las 8.15 horas cuando abandonaba el domicilio familiar, un chalet dentro de una finca a las afueras de Alicante, como supuesto autor de los dos disparos a quemarropa que el pasado 9 de diciembre quitaron la vida a su suegra, María del Carmen Martínez, de 72 años.

En estos momentos, el detenido, casado con la hija menor de Vicente Sala y María del Carmen Martínez, se encuentra dentro de su vivienda con motivo del registro que realizan los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional de Alicante.

Por el momento, no se prevén nuevas detenciones aunque sí habrá más registros a lo largo del día en otros lugares que no han sido concretados.

Miguel López ha sido en los últimos años administrador único de la concesionaria de automóviles Novocar, precisamente el lugar donde se cometió el crimen el pasado 9 de diciembre.

El matrimonio entre Sala, fallecido hace unos años por enfermedad, y Martínez tiene un hijo varón y tres mujeres, y desde el primer momento se ha investigado al círculo más próximo con la premisa de un móvil de tipo económico.

Entre las hipótesis que se han barajado figuran las diferencias por motivos económicos entre el hijo, por un lado, y las tres hermanas, por otro.

El caso en el Juzgado de Instrucción número 7 de Alicante se halla bajo secreto de sumario y al mismo se personó en un primer momento el hijo, en solitario, y las tres hijas, por otro.

María del Carmen Martínez falleció al recibir dos disparos a quemarropa en la cabeza en el interior de su vehículo, un todoterreno de alta gama con el que había acudido al concesionario que regenta su familia y que acababa de estacionar en el lavadero para automóviles del establecimiento, donde no había videocámaras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine