Francisco Javier León de la Riva ha anunciado este viernes que deja la Alcaldía y delega sus funciones en la primera teniente de alcalde, Mercedes Cantalapiedra, quien ocupará el cargo hasta la constitución del Ayuntamiento que tendrá lugar el próximo sábado 13 de junio.

León de la Riva ha explicado que esta decisión obedece a una recomendación de la asesoría jurídica una semana después de conocer la condena que le obliga a trece meses de inhabilitación por un delito de desobediencia.

El alcalde en funciones ha firmado un decreto este mediodía por el que delega las funciones, lo que conlleva que, a partir de ahora, no podrá firmar ni adoptar acuerdos. No obstante, en su comparecencia ante los medios ha asegurado que "no se va" del Ayuntamiento, ya que seguirá siendo concejal en funciones hasta el día 12, fecha hasta la que seguirá acudiendo a la Casa Consistorial.

Después de cosechar cinco mayorías absolutas consecutivas en el Ayuntamiento de Valladolid, De la Riva perdió cerca de 25.000 votos y, aunque se mantuvo como el más votado, con doce concejales, este resultado no le permite acceder a la reelección, por lo que el socialista Óscar Puente se perfila como su sucesor con el apoyo de Valladolid Toma la Palabra y Sí Se puede.

Antes de comenzar el turno de preguntas, De la Riva ha argumentado que la delegación de sus funciones en la teniente de alcalde es una decisión suya y en su opinión cumple con la postura fijada por el secretario general del Ayuntamiento a petición del PSOE e IU, que en un escrito conocido hoy apunta a que "únicamente procede cesar en el ejercicio de las funciones de gestión ordinaria como alcalde en funciones".

"No voy a hablar de la sentencia por respeto", ha dicho sobre la resolución judicial que le inhabilitó para ejercer como alcalde o concejal y que ha anunciado que recurrirá la próxima semana ante la Audiencia Provincial de Valladolid.

"Me iré cuando me dé la gana"

De la Riva ha remarcado que no deja la política, que la dejará "si antes la política no le deja a él y cuando entienda que la tiene que dejar", y que su postura de mantenerse en el Ayuntamiento tras conocerse la sentencia se debe a que abandonará sus responsabilidades cuando él lo determine. "Es que no me voy, es que sigo, me iré cuando me dé la gana, tomo yo la decisión", ha insistido.

Sobre su asistencia a un pleno anterior al de constitución de la nueva corporación, en concreto a uno ordinario previsto para el día 10, De la Riva ha dicho que dependerá de su disponibilidad.

El regidor saliente ha aprovechado su comparecencia para agradecer el apoyo de su familia, de su partido, de sus colaboradores, de los empleados municipales y de los ciudadanos que le han dado su apoyo y también para hacer un balance de su paso por el Ayuntamiento.

"Dejo el triple de dinero en la caja, con menos deuda que nunca, el Ayuntamiento vale (patrimonio) el doble y un presupuesto con 130 millones de euros más que cuando llegué", ha resumido De la Riva después de desgranar una serie de que considera avances para la ciudad de Valladolid.

Acompañado por una presentación de fotografías con el estado de la ciudad hace 20 años y la actualidad, De la Riva ha asegurado que deja una ciudad "moderna, con más y mejores servicios, con proyección internacional y cosida", mientras que se encontró una urbe "gris, con espacios degradados y guetos".

Sobre el resultado electoral ha reconocido que le ha "sorprendido" y que aunque "las cosas en democracia son como son", ha vaticinado que quienes han optado por "dar una patada al PP en el trasero del Ayuntamiento de Valladolid verán las consecuencias".