24 de febrero de 2015
24.02.2015
Congreso de los Diputados

Las claves del debate

Esta convocatoria estará marcada por las numerosas citas electorales a las que están llamados los españoles durante este año

24.02.2015 | 18:11
El Debate sobre el Estado de la Nación es una de las citas parlamentarias con mayor trascendencia pública. Agrupa en dos jornadas -en este caso 24 y 25 de febrero- las discusiones y argumentaciones de los grupos políticos del Congreso sobre los asuntos más relevantes de política general. Su convocatoria no está estipulada por norma en el Reglamento del Congreso -algo que PSOE e IU han querido modificar para incluirlo como obligatorio- y es el Gobierno quien emite la citación.

Su transmisión se hace por RTVE por imperativo legal y la controversia dialéctica que se produce entre el Ejecutivo y los grupos de la oposición hace que sea seguido, parcial o totalmente, por muchos ciudadanos. Su influencia social en los meses siguientes es alta, porque puede ensanchar las distancias en los sondeos y encuestas de opinión o bien puede reducirlas. Un hecho muy a tener en cuenta en este año marcado por las citas electorales.

¿Cuál es su historia?

Un año después del primer triunfo electoral del PSOE en 1982, Felipe González convocó el primero, denominado entonces 'debate sobre política general'. Desde entonces, se han celebrado 24 ediciones, excepto en seis años en los que había elecciones generales y en 2012, año en el que no hubo porque el Gobierno adujo que ningún presidente del Gobierno se había sometido a una cita así con tan poco tiempo transcurrido desde su investidura (Rajoy fue investido en diciembre de 2011). De hecho, el Debate sobre el Estado de la Nación tiene lugar en la primera mitad del año porque la Cámara ocupa la mayor parte de los meses restantes en los debates sobre Presupuestos.

¿Cómo se desarrolla?

El primer día se inicia con la intervención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a las 12 horas. El jefe del Ejecutivo tiene un tiempo ilimitado para su discurso, que suele ser el único en ese turno de mañana. Después, a la tarde, desde las 16 horas, intervienen los portavoces de los grupos parlamentarios de la oposición, a los que el presidente del Gobierno da la réplica en dos ocasiones, las mismas en las que sube al atril cada representante de las formaciones políticas.

Al día siguiente, el primer turno suele corresponder al portavoz del Grupo Mixto, mientras que es habitual que cierre las intervenciones el del grupo que sustenta al Gobierno, en este caso el Partido Popular. El último tramo de la segunda jornada se reserva para la confrontación y posterior votación de las propuestas de resolución previa presentación de enmiendas que puede ser acordadas entre los distintos grupos.

Rostros nuevos en el turno de réplicas

Este año será el primer Debate de la Nación para el líder del PSOE, Pedro Sánchez. El socialista replicará a Mariano Rajoy, en el que será su tercer Debate como presidente del Gobierno. Muchas miradas estarán puestas en este enfrentamiento dialéctico entre los líderes de los partidos mayoritarios en España.

También se estrenará en el turno de réplicas el nuevo líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón. Será la 'puesta de largo' del candidato de IU al Palacio de la Moncloa en relevo de su coordinador federal, Cayo Lara, quien hasta ahora había hecho de voz del grupo parlamentario.

Además dispondrán de su turno de réplica los portavoces del resto de grupos parlamentarios con representación en el Congreso de los Diputados.

¿Qué efectos suele tener?

Este año 2015 viene marcado por las diversas citas electorales a las que están llamados los españoles. El maratón electoral empezará el 22 de marzo en Andalucía, donde Susana Díaz ha convocado elecciones anticipadas. Posteriormente, en mayo tendrán lugar las elecciones autonómicas y municipales. Después del verano están llamados a las urnas los catalanes y para finales de año llegarán las elecciones generales. Es por eso que el Debate sobre el Estado de la Nación de este año será más que determinante. ejercerá un impacto difícil de calcular sobre la opinión pública, puesto que los comicios de la Eurocámara disponen de un núcleo de contenidos diferentes de los que se incluyen en la política de los Estados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine