La presidenta andaluza, Susana Díaz, ha reafirmado hoy su confianza en la "honestidad y honradez" de los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán, al tiempo que ha reiterado que si se imputa algún delito a un aforado, "será la primera en pedirles que abandonen el escaño".

Díaz ha hecho estas declaraciones a los periodistas en el Parlamento andaluz tras conocerse hoy que el Tribunal Supremo se hará cargo de la parte del sumario de los ERE en Andalucía que afecta a cinco aforados, entre ellos los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

La presidenta ha afirmado que Chaves y Griñán han comunicado que irán voluntariamente a declarar porque "no tienen nada que ocultar ni que temer" y ha defendido su derecho a explicar ante el Supremo lo que quieran aclarar.

No obstante, ha reiterado su posición de que "si hay indicios de delito y se puede imputar un delito a algún aforado del PSOE seré la primera en pedirles que abandonen el escaño".