Los grupos de ERC, ICV-EUiA y la CUP han registrado en el Parlament una solicitud conjunta para la creación de una comisión de investigación sobre el fraude y la evasión fiscal y sobre las prácticas de corrupción política en el "contexto" del caso Pujol para depurar "responsabilidades".

Esta es la segunda petición que se ha registrado hoy en el Parlament para crear una comisión de investigación por el caso Pujol, tras la solicitada conjuntamente por el PPC y Ciutadans.

De acuerdo con el texto presentado por las tres formaciones, la comisión tiene por objetivo "evaluar e investigar", en el contexto del caso Pujol, las diversas modalidades de fraude y evasión y determinar practicas de corrupción en relación con la "contratación y concertación" público-privada, para depurar responsabilidades "políticas e institucionales en las últimas décadas".

Para que prospere esta comisión de investigación es necesario que cuente con el apoyo del PSC, el PPC y Ciutadans durante la votación de esta solicitud en el pleno del Parlament, o como mínimo, con la abstención de alguno de estos grupos, ya que se requiere mayoría simple (más votos a favor que en contra).

Tanto el PSC como Ciutadans ya han expresado en principio su intención de apoyarla, según han explicado en declaraciones a los medios, por lo que dependería de la postura del PPC en la votación.

En declaraciones a los medios, la portavoz de ICV-EUiA en la cámara catalana, Dolors Camats, ha explicado que esta "imprescindible" comisión de investigación no sustituye "en absoluto" a la petición aprobada ayer por unanimidad para que comparezca el expresidente de la Generalitat tras su confesión, por lo que si finalmente no compareciese sería una "falta de respeto" hacia la cámara.

Camats ha precisado que como esta comisión de investigación se enmarca en el caso del expresidente catalán las primeras comparecencias deben ser las del "clan familiar y no familiar -de Pujol- en sentido amplio por haber estado vinculados en la gestión de la Generalitat".

Por ello, ha llamado al resto de formaciones políticas a apoyar esta comisión de investigación para terminar con la "lacra" de los que se aprovechan para enriquecerse o para defraudar y así poder "hacer limpio", y ha advertido de que los catalanes no entenderían que no se llegue hasta el fondo.

Por su parte, el diputado de la CUP David Fernández ha subrayado la necesidad de estudiar la "dimensión" del fraude fiscal en Cataluña, así como de "cartografiar el mapa" de la corrupción vinculada a la contratación de la obra pública tras la confesión de Jordi Pujol, que ha estado "mintiendo y defraudando durante más de 30 años".

También, en declaraciones a los medios, el portavoz del PSC, Maurici Lucena, ha restado importancia al hecho de que finalmente su partido no haya firmado la solicitud de ERC, ICV-EUiA y la CUP, y ha avanzado que los socialistas apoyaran cualquier iniciativa parlamentaria en forma de comisión que sirva para "arrojar luz" tras los "gravísimos hechos" de la confesión de Pujol.

Así, y tras asegurar que su partido votará a favor, Lucena ha reclamado que haya un consenso en el caso de que finalmente se cree esta comisión de investigación en cuanto a las comparecencias, y ha agregado que si se llama a alguna persona de su partido no tienen "nada que esconder".

Por su parte, la portavoz de Ciutadans, Carina Mejías, ha denunciado que por intereses "partidistas" y "sectarios" su partido no haya podido suscribir la solicitud de ERC, ecosocialistas y la CUP al haber firmado previamente la del PPC: "Nos da igual quién la impulse, porque lo importante es que se investigue el fraude fiscal y el cobro ilícito de comisiones", ha dicho.