El titular del Juzgado de Instrucción 11 de Barcelona, Francisco González Maíllo, considera que hay "suficientes elementos" para concluir que Ester Quintana perdió un ojo a consecuencia de una pelota de goma disparada por un agente de los Mossos d'Esquadra durante manifestación el 14 de noviembre de 2012.

En un auto recogido por Europa Press, el juez ha considerado que la actuación policial fue desproporcionada y que Quintana perdió el ojo "por esa actuación imprudente desde el punto de vista penal" y destaca que en la zona no había especiales incidentes y los manifestantes se estaban marchando.

El juez sostiene que una pelota de goma es "el único objeto que pudiera haber causado dichas lesiones", en un auto en el que rechaza la petición de la acusación popular de transformar las diligencias del caso en sumario.