El cabeza de lista del PP a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete, ha subrayado que el PP va a acabar la legislatura "con menos impuestos y menos paro" y ha acusado al PSOE de "no creer en España y no tener programa electoral". "Como son muy 'progres' hablan de lo social, pero cómo van a darnos lecciones de cómo construir la Europa social quienes destruyeron 3.600.000 empleos en una legislatura, lo hicieron explotar", ha indicado.

En un acto celebrado en Bilbao, en el que también han tomado parte la presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, el presidente del PP de Vizcaya, Antón Damborenea, y el también candidato a los comicios europeos, Carlos Iturgaiz, Cañete ha manifestado que el PP puede estar "orgulloso no solo de sus políticas económicas, sino también de las sociales" y ha anunciado que impulsarán además la creación de una "carta europea de los derechos de las victimas del terrorismo".

En el acto también han estado presentes el diputado general de Alava, Javier de Andrés, el alcalde de Vitoria, Javier Maroto, el presidente del PP de Guipúzcoa, Borja Sémper, y el portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, Alfonso Alonso, entre otros.

Tras recordar que en Euskadi "han cambiado mucho las cosas" en los últimos meses, ha subrayado que el PP va a ganar las elecciones porque tiene "ideales, principios" y lleva a España "en el corazón". Asimismo, ha acusado a los socialistas de dejar un "país destrozado" y ha aconsejado a los populares vascos que se olviden de "los insultos" que reciben. "Nosotros vamos a hacer pedagogía y explicar que estamos ante unas elecciones fundamentales para España", ha añadido.

"En estos comicios tenemos dos problemas, por un lado el hecho de que son históricamente con alta abstención y por otro que hay muchos votantes que consideran que nos hemos colmados todas las aspiraciones", ha defendido.

En este contexto, ha reconocido que "la extrema derecha, la izquierda, los euroescépticos y los eurófobos" ganan posiciones en el Parlamento europeo y ha acusado a los socialistas de ser una "catástrofe para el mundo del mar", frente a un PP que es "una esperanza" y trabaja "con ganas e inteligencia". "También para Euskadi es importante que haya un grupo político potente en Europa y defienda la pesca, la agricultura y la ganadería", ha manifestado.

Gobierno de Rajoy

Asimismo, ha defendido que el Ejecutivo del Partido Popular ha hecho en España "lo que tenía que hacer" y ha incidido en que en agosto de 2012 España tenía dos opciones: "salir del euro o pedir el rescate". "Era tal la carga que había caído sobre nuestros hombros que era imposible sacar el país adelante", ha manifestado, para añadir que "rescatar un país como el nuestro" hubiera provocado que "saltara la banca".

Tras indicar que España era, en aquel momento, "el gran problema de la Unión Europea" e "irrelevantes", ha subrayado que en la actualidad "hemos vuelto a ser importantes con Mariano Rajoy, como lo fuimos con José María Aznar".

"Esta situación que nos encontramos nos ha obligado a tomar medidas muy dolorosas y que no nos gustaba tomar. No nos gusta subir los impuestos, nos hemos tenido que apretar el cinturón, pero hemos comenzado una época de crecimiento económico y se ha pasado de destrucción a creación de empleo pese a que Rubalcaba no lo reconozca", ha indicado, para acusar, además, al líder socialista de haber formado parte de un gobierno que no reconocía la crisis y "trasladar el mensaje del miedo".

"No creen en España. Nosotros sí creemos en los españoles. Vamos a bajar los impuestos y vamos acabar la legislatura con menos impuestos y menos paro", ha expresado. Además, ha señalado que la EPA son "encuestas", pero los datos de paro registrado y de afiliación a la Seguridad Social "son incuestionables" y, "como pasó en febrero y marzo", la próxima semana la nueva oleada reflejará que los datos "son positivos y tenemos más afiliados". "Algunos no se alegrarán nosotros sí nos alegramos de que más españoles hoy tengan la posibilidad de encontrar un puesto de trabajo", ha remarcado.

En este contexto, ha acusado a los socialistas de, "como son muy 'progres'", querer dar lecciones de cómo construir la Europa social pese a ser quienes destruyeron "3.600.000 empleos en una legislatura y quienes en su mandato más hicieron crecer la brecha de la pobreza... hicieron explotar el empleo", ha indicado.

"El Estado de bienestar no se consigue con la receta socialista de más endeudamiento para que las generaciones futuras paguen más, sino con mas crecimiento económico, más industria, más exportación, más gente afiliada a la Seguridad Social", ha expresado, para añadir que el PP puede estar "orgulloso no solo de sus políticas económicas, sino también de las sociales".