Un testigo de la agresión a dos menores ayer a mediodía frente al Corte Inglés de Tarragona, que formaba parte de un piquete informativo en la huelga del 14N, afirma que los Mossos d'Esquadra denegaron auxilio al menor que sufrió la brecha en la cabeza.

"Además de agredir, hicieron caso omiso a auxiliar al niño", ha denunciado a Efe Marc Ferré, miembro de las Candidatures d'Unitat Popular (CUP).

Ferré ha narrado que formaba parte de un piquete informativo que pretendía cerrar El Corte Inglés el día de la huelga pero que, al llegar frente a las puertas, este establecimiento ya se encontraba cerrado, por lo que prosiguieron su camino y, al cabo de un rato, volvieron sobre sus pasos.

Al llegar de nuevo frente al Corte Inglés, que se encontraba fuertemente custodiado por los Mossos, "un grupo minoritario de encapuchados empezó a volcar contenedores", lo que provocó que "el cordón de Mossos se dirigiera con agresividad", hacia todo el piquete, ha explicado Ferré.

"Quisimos salir de allí para refugiarnos y al perseguir a un manifestante, llegaron a nuestra altura y empezaron a pegar porrazos, entre ellos al niño", ha añadido Ferré.

"La madre y yo les dijimos qué hacían, que era un menor, y le volvieron a pegar con la porra", ha narrado Ferré, que fue el número 1 por las CUP en las últimas elecciones locales al ayuntamiento de Tarragona.

El niño herido, de 13 años, es hijo de Lorda Marauri, militante de la CUP y que figura como suplente en la lista de esta formación a las elecciones del 25N por Tarragona, según ha podido saber Efe.

El conseller de Interior, Felip Puig, ha lamentado hoy el "fortuito" golpe de porra que sufrió el niño en la cabeza y la agresión a otra joven en la carga policial, pero lo ha enmarcado en la "situación de tensión" generada por un grupo de manifestantes que atacó a los Mossos d'Esquadra.

En rueda de prensa, el conseller de Interior ha asegurado que no piensa dimitir por ese incidente, como le han pedido algunos partidos de la oposición, pero ha asegurado que está "a disposición del Parlament" para dar explicaciones sobre el caso ante la Diputación Permanente, sí lo exige algún grupo.

Puig ha insistido en que el golpe en el cráneo al niño de 13 años fue "fortuito" por el "rebote" del gesto de un policía que perseguía a un manifestante violento, aunque ha reconocido que el hecho de que el agente enarbolara la defensa por encima de la cabeza es contrario a los protocolos policiales sobre el uso de esa arma.

Junto a ese incidente, protagonizado por un sargento, el conseller ha anunciado que Interior también "analizará" la actitud del agente que golpeó a otra joven en la carga de Tarragona, en una acción que ha juzgado "reprobable" y que "habrá que corregir, rectificar y, si es el caso, sancionar".