Unos 300 inmigrantes han protagonizado hoy un nuevo intento de entrada a Melilla, aunque finalmente han sido repelidos y no se tiene constancia, por ahora, de que alguno de ellos haya conseguido su objetivo de acceder a territorio español.

Según han informado a Efe fuentes policiales, el intento de entrada ha tenido lugar por la zona del puesto fronterizo de Mariguari, muy cerca del Río de Oro, en torno a las 12.00 horas.

Hasta el lugar se han desplazado agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil que han evitado la entrada de los subsaharianos, en colaboración con las autoridades marroquíes, también desplegadas en la zona.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se encuentran en situación de máxima alerta ante la posibilidad de nuevos asaltos, una circunstancia que no es nueva dada la presión migratoria que está sufriendo Melilla desde hace meses.