El líder de UGT, Cándido Méndez, ha resaltado hoy que es "urgente, desde ya" arbitrar "medidas para paralizar todos los desahucios en marcha" y "frenar en seco" para, posteriormente, "buscar alternativas".

Después de que una mujer de 53 años falleciese ayer en Barakaldo (Vizcaya) tras precipitarse al vacío desde su vivienda cuando iba a ser desahuciada, Méndez ha declarado a los periodistas en Vigo que los propios jueces españoles reconocen que están aplicando "una ley hipotecaria muy dura".

Ha añadido que el abogado general del Tribunal de Justicia Europeo ve "ilegal" esta práctica, según una normativa que "se remonta al año 1900 o 1910".

"Es una ley con más de cien años, que es para una situación muy distinta desde los puntos de vista social y económico, hay que cambiarla de la A a la Z", ha argumentado.

El líder sindical ha reiterado que "lo urgente es paralizar los desahucios en nuestro país" y que es "necesario", posteriormente, "reformar la ley".

Ha añadido que el "trágico desenlace de ayer" es "un síntoma de algo más profundo". Así, se ha referido a que "las cosas van a ir a peor" con la actual política económica del Gobierno.

A juicio de Méndez, hay "un problema gravísimo de destrucción de empleo" y ya se ha comprobado que esto "no se remedia con las reformas estructurales" que acomete el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Asimismo, ha comentado que "la senda reformista que presenta el Gobierno" no es más que "un camino de perdición para la población española".

"Si se quieren resolver de raíz las causas que originan esta situación en España, es preciso apostar por el crecimiento económico y por el empleo", ha afirmado, al tiempo que ha censurado que en nuestro país "toda la política económica" esté "al servicio de la sobreprotección de las entidades financieras y de sus acreedores", de forma que "se abandona al resto de la población a su propia suerte".