Artur Mas, presidente de la Generalitat y candidato de CiU a la reelección, ha respondido hoy a lo que ha tildado de "campaña del miedo" del PPC asegurando que una Cataluña con Estado propio sería viable, se situaría en la parte alta del ránking de países europeos en PIB per cápita y tendría mayor capacidad de captar empresas.

En una rueda de prensa en el segundo día de campaña de las catalanas, Mas ha criticado que el PPC se dedique "a provocar divisiones y a asustar la gente", y ha subrayado que las advertencias que lanzan los populares son "un reflejo de sus propios miedos", porque "saben que una gran parte de Cataluña ha dicho basta".

"No han entendido -en el PP- que Cataluña es pueblo maduro que sabe perfectamente que si es más libre será más viable y que toda su población vivirá mejor, lleve el apellido que lleve", ha agregado Mas, en alusión a un vídeo de campaña del PPC.

El candidato de CiU ha presentado un ránking de países europeos, en base a datos de la oficina europea de estadística Eurostat y de la catalana Idescat, que sitúan una eventual Cataluña independiente en la séptima posición en PIB per cápita, con 30.416 euros por habitante, siete posiciones por encima de España, en catorceava posición con o sin Cataluña.

En grado de apertura de la economía, la hipotética Cataluña independiente se situaría en la novena posición, después de Holanda, y en investigación y Desarrollo, sería la número doce, según Mas.

El líder de CiU ha admitido que, si se independizara Cataluña, se podrían dar fugas de empresas, pero a la vez, ha dicho, habría compañías que vendrían porque sería un territorio "mucho más atractivo y con una estructuras de Estado más ágiles". "Sería un flujo bilateral, de entrada y salida, pero creo que de poca cuantía", ha añadido.

Sobre el reparto de la deuda pública española, Mas ha afirmado que "se deberá negociar" pero teniendo en cuenta también los activos, así como todo lo que España "debe" a Cataluña.

El candidato convergente también ha asegurado que en un Estado catalán las pensiones "estarían más garantizadas que continuando dentro de España" y que incluso podrían ser más elevadas, porque se eliminaría el déficit existente entre las cotizaciones que los catalanes aportan a España y el retorno que reciben en forma de pensiones.