La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha descartado hoy que vaya a dimitir por el suceso ocurrido en el Madrid Arena el pasado 1 de noviembre y ha dicho que tiene "plena confianza" en su equipo de gobierno.

Botella ha hecho estas consideraciones en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, en la que ha defendido la "honestidad de todos los cargos" y ha subrayado que no tiene "ningún miedo a la verdad" porque no tienen "nada que ocultar".

Botella ha explicado sobre su polémico viaje a Lisboa durante la crisis que "no dejé de pensar ni un minuto en el Madrid Arena".

"Cumplí con mis obligaciones de alcaldesa desde el minuto uno", ha añadido.

Se duplicó el número de policías

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha concretado este jueves que el despliegue policial en todo Madrid durante la noche del día 31 de octubre fue aproximadamente un 50 por ciento mayor que el de 2011, debido al aumento en el número de fiestas en Halloween, siendo la cifra total de 1.007 agentes por la tarde y de 341 en turno de noche.

Según estos datos, el incremento de policías municipales en turno de tarde fue de un 51 por ciento con respecto al año pasado y de un 43 en horario nocturno. También aumentaron los efectivos del Samur pasando de 82 a 86, concretamente con dos médicos y dos enfermeras más.

Además de los dispositivos policiales en puntos concretos, la alcaldesa ha informado en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno de la existencia de un despliegue policial en toda la ciudad.

Así, ha afirmado que los "numerosos botellones" --como los que se produjeron la noche de los sucesos del Madrid Arena en la Plaza de los Cubos, la de Sánchez Bustillos, España o Celenque-- obligaron a "muchas patrullas a actuar en esos lugares".