El presidente de la Generalitat catalana y candidato de CiU a la reelección, Artur Mas, ha afirmado este jueves que es partidario de convocar la consulta soberanista aunque Cataluña quedara fuera de la Unión Europea, pero si se diera este escenario ha reconocido que la sociedad debería hacer "una reflexión final" sobre la idoneidad de celebrarla.

"Yo personalmente soy partidario de hacer en cualquier caso el camino. Si realmente debemos asumir una decisión colectiva, histórica, trascendente, que va más allá de nuestra generación, valoremos lo que tenemos sobre la mesa en el momento en que esto se produzca, y luego decidimos".

Ha considerado que por ahora no está claro si una Cataluña independiente seguiría dentro de la UE, si bien confía en que permanecería en la unión y el euro, y se ha preguntado si es imaginable que la UE diga, incluso antes de concluirse el proceso, que Cataluña queda fuera "simplemente porque quieren tener un estatus político diferente".

Tras su viaje a Bruselas de este miércoles, ha dicho que se encontró un ambiente respetuoso y exigente a la vez, en el que le plantearon muchos interrogantes, y al preguntársele si tiene aliados, ha defendido que el proceso soberanista ha empezado justo hace mes y medio, y que deberán construirse los aliados, que serán aquellos "que estimen la democracia".

A pocas horas del inicio de la campaña, Mas ha asegurado en el Forum Europa que si obtiene una mayoría excepcional será perfectamente posible ejercer el derecho a decidir; ha afirmado que "cuanta más mayoría, menos miedo" ante la reacción que pueda tener el Gobierno central, y ha advertido de que no hacer la consulta dinamitaría los pilares más esenciales de la democracia.

Mas ha apostado por celebrar la consulta en la próxima legislatura, en un proceso acompañado por otros partidos y consensuado si se puede con el Gobierno, y cree que hacerla en 2014 sería bonito "estéticamente" por el 300 aniversario de 1714, pero sólo debería hacerse en ese año si se dan las condiciones.

Para él, que ha sido presentado por el consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, "cuando un pueblo no puede ser consultado es porque no hay pueblo o no hay democracia", y se ha mostrado dispuesto a llevar a Cataluña tan lejos como el pueblo decida, un camino que, según él, no ha podido o no ha sabido hacer la sociedad catalana durante tres siglos.

Impuesto de sucesiones

Más allá del proceso soberanista, se ha referido al Impuesto de Sucesiones al preguntársele, y ha dicho que "o se recupera entero o no tiene sentido", esto es, como era antes de que el tripartito lo reformara, porque con la fórmula del tripartito se recaudaría poco, si bien ha asegurado que procurará evitar recuperarlo porque afectaría mucho a las clases medias.

También ha sido interpelado sobre el hecho de que excluya la palabra independencia de la campaña, ante lo que la ha pronunciado diversas veces ironizando que la sabe decir, pero "aunque tengas Estado propio, no eres independiente" si se da el caso de que una Cataluña independiente se quedara en la UE y el euro.

Al interpelársele sobre los recelos sobre la independencia del presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, con quien Mas coincidió el miércoles en los premios de Fomento del Trabajo, ha dicho que entiende que haya "cierto grado de preocupación en algunos ámbitos", pero ha querido mandar un mensaje tranquilizador al empresariado.

Ha avisado de que no conviene un boicot del resto de España a las empresas catalanas porque todos acabarían perdiendo, pero también ha abogado por que las empresas pequeñas catalanas con capacidad de hacerlo abran nuevos mercados, con la idea de "ir diversificando el riesgo", de forma que se pongan menos huevos en la cesta del mercado español y más en el resto de mercados.