El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado hoy que el Estado de las Autonomías es una página que no se puede borrar "sin más" y únicamente debe ser revisado, frente a las posturas soberanistas y de "recentralización".

El líder del PSOE ha reiterado su apuesta por caminar hacia un modelo de Estado federal, similar al de Alemania, al ser preguntado por el debate en torno al futuro del Estado español durante la conferencia que ha ofrecido en el Club de Encuentro Manuel Broseta en Valencia.

Pérez Rubalcaba ha arremetido contra el proyecto soberanista e independentista de CiU y el que habla de "recentralizar" defendido por el PP, partido que, según el líder socialista, "ha practicado una catalanofobia que ahora estamos pagando".

Entre estas dos tendencias, el socialista ha reconocido que el PSOE "a veces se mueve con dificultad", de modo que "cuando uno grita independencia y el otro llama a la Guardia Civil, nosotros queremos hablar".

El secretario general del PSOE se ha mostrado partidario de no ir "atrás ni romper" el modelo actual, sino de abordar su reforma desde el "diálogo" con Cataluña y el resto de comunidades: "No podemos borrar la página del Estado autonómico sin más".

No en vano, ha recordado que el Estado de las Autonomías y la Constitución han permitido a los españoles "vivir muy a gusto", aunque ahora comiencen a dar "síntomas de agotamiento".

Ha llamado la atención sobre el hecho de que CiU y el PP "paradójicamente recortan juntos" y han colaborado tanto en Madrid como en Cataluña sobre cuestiones de gobierno, sin que hayan abordado el futuro del Estado autonómico.

El líder del PSOE ha admitido que quizás la Constitución no recoja las singularidades de las comunidades autónomas "suficientemente", y ha instado a revisar el modelo actual para evitar situaciones como la que se dio cuando el Tribunal Constitucional modificó el Estatuto de Autonomía que habían votado los catalanes.

Ha advertido de que, unida a la "insatisfacción" generada en aquel momento, CiU "ha conseguido instalar la idea de que con la independencia, los catalanes pagarían menos, tendrían más y saldrían antes de la crisis".

"El sentimiento de autogobierno insatisfecho y la crisis ha sido interpretada por los ciudadanos como un elemento que podría resolverse con la independencia, y eso es falso. Se está jugando con algo muy serio", ha aseverado Rubalcaba.