Maite Zaldívar, la exesposa del que fuera alcalde de Marbella Julián Muñoz, procesada junto a éste y la tonadillera Isabel Pantoja por blanqueo de capitales, ha asegurado hoy al tribunal que la juzga que de blanquear dinero no conoce nada y que lo único que sabe es "blanquear paredes".

Zaldívar ha sido interrogada hoy por segundo día en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Málaga y ha contestado a las preguntas de las defensas, aunque el abogado de Isabel Pantoja no ha querido hacerle ninguna.

La exesposa de Julián Muñoz ha asegurado que nunca cometió blanqueo de capitales, que desconoce incluso lo que significa un paraíso fiscal, y que siempre estuvo convencida de la licitud del dinero que llevaba su marido, "al igual que hoy", ha apostillado.

Zaldívar, que antes del juicio había culpado a su exmarido de su imputación y la de su hermano, ha incidido hoy en que en ese momento "quería arrancarle el alma", debido a que "él -ha referido- me la había arrancado a mí" al romper su relación sentimental cuando inició otra con la tonadillera.

"Sólo quería jorobarlo", ha admitido la acusada, debido a que llevaba muchos meses viendo la vida que llevaba en la televisión con Isabel Pantoja.

"Todo el mundo se puede separar" ha admitido la exmujer, pero "no se puede romper una vida así", ha argumentado Zaldívar, quien ha reconocido que se volvió loca.

La procesada ha exculpado en todo momento a Julián Muñoz, incluso lo ha desvinculado de una cuenta creada en Suiza, y en varios momentos de su declaración se ha mostrado emocionada mientras hablaba de su relación con el exalcalde, del que ha afirmado: "Mi marido era mi vida, mis ojos, mis manos y mi respiración".

Zaldívar ha reconocido que los 300.000 euros que se llevó de casa eran de Muñoz, pero ha indicado que se trataba de su futuro, y que por ello una amiga le recomendó quedar con un empleado de banca que conocía para invertirlo.

Debido a ello, Zaldívar y su hermano, también acusado de blanquear dinero, se citaron con el también procesado Fernando Salinas, un trabajador de banca, y ambos se quedaron encargados de gestionar todo el dinero.

Ha argumentado que ella nunca ha entendido de negocios y que, por ello, puso todo el dinero en manos de su hermano y Fernando de Salinas.

Tras finalizar la declaración de Maite Zaldívar, la Fiscalía malagueña ha comenzado el interrogatorio al hermano de ésta, Jesús Zaldívar, quien ha afirmado que Julián Muñoz no le "cae nada bien", y ha añadido que le engañó y nunca le ha ayudado.

Ha admitido su participación en sociedades para ayudar a su hermana y ha asegurado que él y Maite entregaron un total de 890.000 euros en dos ocasiones a Fernando Salinas para que lo invirtieran en lo que creyera oportuno.

En tono altivo, Jesús Zaldívar ha contestado a las preguntas de la fiscal que lo acusa de ser "testaferro" de Muñoz y de enviar dinero a Suiza.

La acusación mantiene que tanto Pantoja como Maite Zaldívar "eran perfectamente conocedoras del origen ilícito de los fondos y bienes que reciben de Julián Muñoz".

Para el fiscal, Zaldívar no sólo contó con una "inyección económica" del dinero que su marido ocultaba en el extranjero sino también del efectivo que había en su casa de comisiones que cobró su esposo.