La portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Gabriela Bravo, ha defendido al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz de las críticas vertidas contra él por el PP, que le llamó "pijo ácrata" por criticar la actuación policial y aludir a la "decadencia de la clase política" en el auto en el que archivó la causa contra los organizadores del 25-S.

Según Bravo, "de haberse producido un exceso" en los términos empleados por el juez central de Intrucción número 1, "en ningún caso se justifica el recurso al insulto personal".

Añade que las críticas que invaden la esfera personal "mediante descalificaciones que atentan contra el respeto que merece la dignidad personal constitucionalmente garantizada son intolerables y deben cesar de inmediato".

Finalmente, la portavoz reconoce que ante la posible existencia en el auto de Pedraz de algún elemento capaz de molestar a personas implicadas o ajenas a la causa, "hay que recordar que tanto dentro como fuera del mismo proceso existen mecanismos para corregirlo".

Jueces para Democracía

La asociación Jueces para la Democracia ha hecho un llamamiento a la Fiscalía para que investigue si los insultos y expresiones vejatorias de algunos responsables políticos contra el juez Santiago Pedraz por justificar en un auto el 25S ante la "decadencia política" pueden constituir una infracción penal.

Así lo ha dicho a Efe el portavoz de la progresista JpD, Joaquim Bosch, que ha considerado "inadmisibles" e "impropias" de quienes ocupan cargos públicos las descalificaciones de algunos dirigentes del PP, como su portavoz adjunto en el Congreso, Rafael Hernando, que le calificó de "pijo ácrata".

Ante las críticas recibidas por Pedraz, Bosch ha recalcado que JpD pide al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que ampare a los magistrados ante estos ataques a la independencia judicial, y a la Fiscalía que investigue si los insultos al juez constituyen alguna infracción penal.

No llega tan lejos el portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), Pablo Llanera, que, aunque entiende que la frase del juez sobre la decadencia política ha sido "superflua" e "innecesaria", cree también que pretender que tenga mayor trascendencia, al margen de haber sido desafortunada, es hacer un ejercicio de "tremendismo".

Desde el Foro Judicial Independiente (FJI), Ángel Dolado, ha indicado que su asociación ni critica ni alaba las resoluciones judiciales, aunque reconoce que no es normal que en un auto se utilicen expresiones de esa naturaleza y cree que puede haber habido un "exceso de pluma" por parte del juez.

No obstante, también Dolado, como el resto de los portavoces de las asociaciones judiciales, considera que la crítica hacia la persona también ha sido excesiva.

Dolado entiende que existe el derecho a acudir al CGPJ si alguien entiende que el magistrado ha incurrido en una falta grave por la utilización de expresiones extravagantes o irrespetuosas en una resolución judicial, pero añade que será el consejo quien tenga que valorar si eso ha ocurrido.

Jueces para la Democracia, por su parte, considera que la frase de Pedraz se ha sacado de contexto y que no se trata de una opinión propia del juez, sino un análisis de la intención de los promotores del 25S en un contexto social y desde una percepción ciudadana de decadencia de la clase política.

"Las resoluciones pueden y deben ser criticadas, pero siempre con argumentos jurídicos, y no con descalificaciones personales", ha dicho Bosch, que cree que ha resaltado también la grave discordancia entre la actuación de la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ante la manifestación y la investigación de Pedraz que no ha encontrado ninguna infracción penal en los promotores del 25S.