El rey ha apelado hoy a la "solidaridad entre todos los países" de la UE para superar la crisis y, con este mismo objetivo, ha animado a ampliar e internacionalizar el sistema español de innovación mediante una "intensa colaboración público-privada" y ayudas de empresas consolidadas a las pymes.

Don Juan Carlos ha presidido en el Palacio de El Pardo, junto a los jefes de Estado de Italia, Giorgio Napolitano, y Portugal, Aníbal Cavaco Silva, la clausura del VIII Encuentro Cotec Europa, durante la que ha reafirmado el compromiso de los tres países con la construcción de una Europa de la innovación, objetivo "más importante que nunca" para afrontar la actual crisis.

También ha recalcado la importancia clave de la innovación para potenciar la competitividad, en el almuerzo que ha ofrecido a sus invitados, en unas palabras en español, portugués e italiano con las que ha ensalzado la colaboración entre sus naciones como "ejemplo de cooperación realista, volcada al futuro y a la superación de la crisis", antes de brindar por la amistad entre los tres países "y por Europa".

En su discurso ante cerca de dos centenares de grandes empresarios y autoridades de España, Portugal e Italia, don Juan Carlos ha subrayado la necesidad de defender y ampliar el sistema español de innovación, "clave para superar la crisis, y gracias al cual muchas firmas españolas han conseguido convertirse en actores mundiales en muy diversos campos".

Tras valorar la sintonía entre las políticas públicas de I+D+i de estas naciones y las del resto de Europa para favorecer la presencia de sus investigadores en el conjunto de la UE, ha juzgado "crucial" abrir la comunidad científica, tecnológica y empresarial española a nuevos mercados, para lo que ha pedido "que las empresas más consolidadas colaboren en la internacionalización de las pymes".

Con este fin ha reclamado asimismo una intensa colaboración público-privada, antes de resaltar que la capacidad innovadora es clave para superar la crisis y añadir: "solo desde la solidaridad entre todos los países de la Unión y construyendo sobre lo que ya tenemos conseguiremos este objetivo".

En su intervención, Napolitano ha considerado "imprescindible" mejorar en estos tres países los modelos nacionales de investigación para ligarlos más estrechamente a la productividad y ha defendido una nueva reconversión industrial en la UE que se base en la sostenibilidad, la aplicación práctica de la innovación en las empresas y los proyectos de concentración entre pymes.

Por su parte, Cavaco Silva ha advertido de que el crecimiento económico ya no puede depender únicamente de la mera reducción de costes, sino que requiere mejoras en la productividad y la competitividad basadas en la innovación tecnológica, trabajadores cualificados y motivados y una competencia abierta y transparente.

El gasto en I+D de las empresas de estos tres países son un 20 por ciento más bajo que el promedio europeo, ha lamentado el presidente portugués, que ha exigido políticas públicas de apoyo a la innovación, iniciativas de la UE que favorezcan la productividad de las pymes y reformas "profundas y urgentes" que garanticen un crecimiento económico sostenido y creen empleos cualificados.

También ha tomado la palabra el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Industria, Antonio Tajani, quien ha explicado que presentará la semana próxima ante el Ejecutivo comunitario una estrategia renovada para que la UE lidere una nueva revolución industrial basada en la formación adaptada a las necesidades de las empresas, la investigación aplicada y la contratación pública.

Tajani presentará asimismo antes de fin de año un programa europeo para fomentar el espíritu empresarial que ayudará a los jóvenes a ser sus propios empresarios y promoverá la presencia de pymes europeas en la industria aeroespacial, marco en el que se abrirá pronto en Madrid el Centro del Espacio Loyola de Palacio.

En nombre de Cotec España, su nuevo presidente, Juan Miguel Villar Mir, que sustituyó el pasado mayo a José Ángel Sánchez Asiaín, ha afirmado que la salida de la crisis "exige con urgencia aportaciones de liquidez de las instituciones europeas" y ha llamado a cuidar especialmente las necesidades de innovación de las pymes, que aportan dos tercios del empleo y más de la mitad del PIB a estos tres países.