España, con once cardenales, contando ya a José Manuel Estepa Llaurens, creado hoy purpurado por Benedicto XVI en su tercer consistorio, se mantiene como el tercer país del Colegio Cardenalicio por número de miembros.

Por delante de España, que a lo largo de su historia ha dado ya a la Iglesia 206 cardenales, Italia sigue teniendo el mayor número, 48; seguida de Estados Unidos con 18, y España, con 11.

Detrás de España se colocan Brasil, Francia y Polonia, las tres con nueve purpurados, y Alemania con ocho.

Italia, que ha salido potenciada en este consistorio, cuenta con 25 cardenales electores (al tener menos de 80 años), EEUU 13 y España cinco.

Los cardenales españoles electores son Carlos Amigo Vallejo (arzobispo de Sevilla), Antonio María Rouco Varela (arzobispo de Madrid), Antonio Cañizares Llovera (prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos), Agustín García Gasco, arzobispo emérito de Valencia, y Luis Martínez Sistach, de Barcelona.

Los eméritos, es decir los que no pueden participar en un cónclave, aunque pueden ser elegidos Papa, son Julián Herranz, ex presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos; Francisco Álvarez Martínez (arzobispo emérito de Toledo), Ricardo María Carles Godó (emérito de Barcelona) y Eduardo Martínez Somalo, ex camarlengo de la Sacra Romana Iglesia.

A los anteriores se une el jesuita Urbano Navarrete Cortés y desde hoy José Manuel Estepa Llaurens, nacido en Andújar (Jaén, sur de España), ex arzobispo castrense.

Estepa Llaurens fue miembro de la comisión de seis obispos que redactaron el catecismo de la Iglesia católica y es responsable de la versión y de la edición de este catecismo en español.

Desde que se tiene constancia histórica, el primer cardenal español que se conoce es Pelayo Calvano, nombrado en 1206.

Toledo sigue siendo la diócesis que ha tenido un mayor número de cardenales, con 33, seguida de la de Sevilla, con 26.

Valencia ha contado con trece cardenales. El primero fue Jaime de Aragón (1369-1396) y el segundo Rodrigo de Borja (1458 a 1492), elegido después Papa con el nombre de Alejandro VI.

Después le siguieron otros miembros de la casa Borja, como César Borja (1492 y 1498), Juan de Borja (1499-1500) y Pedro Luis Borja (1500-1511).

Además de esos 206 cardenales, España ha dado a la Iglesia tres papas, si consideramos como español a Damaso I, nacido en Roma en el 305 hijo de una familia hispana; y dos antipapas (aquellos que elegidos de manera no canónica y muchas veces en oposición al Pontífice se arrogan la facultad y las funciones).

Los papas nacidos en España son Calixto III, nombre adoptado por Alonso de Borja, nacido en Torre de Canals (Valencia), en 1378 y fallecido en 1458, tres años después de haber sido elegido Pontífice.

El otro es Alejandro VI, nombre que tomó Rodrigo de Borja, nacido en 1431 en Játiva (Valencia) y sobrino de Calixto III. Fue elegido Papa en 1492 y falleció en 1503.

Los antipapas fueron el cardenal aragonés Pedro de Luna, conocido como el Papa Luna y que tomó como nombre Benedicto XIII, y Clemente VIII, nombre adoptado por el canónico valenciano Gil Sánchez Muñoz.