El candidato de CiU, Artur Mas, ha invitado a los inmigrantes llegados en los últimos años a Cataluña a abrazar los "valores de la catalanidad" y ha apelado a los 130.000 "nuevos catalanes" que el 28 de noviembre podrán acudir a las urnas a votar por el "cambio".

En un acto en el Barcelona Teatre Musical, en otra jornada de la campaña catalana, con cerca de 2.000 personas, inmigrantes extracomunitarios en su mayoría, Mas ha renunciado a pronunciar un "discurso de excitación" y ha optado por un tono más sentimental, recintando "Les tombes flamejants", del poeta Ventura Gassol.

Por su parte, el líder del PP, Mariano Rajoy, ha hablado este sábado alto y claro ante cualquier posible acuerdo futuro con CiU y ha dicho que "no es momento de cambios institucionales", ni de aventuras ni referendos, en otra jornada de la campaña catalana.

Después de que este viernes ya diese carpetazo a la reivindicación de CiU sobre el concierto económico, Rajoy ha participado en un acto con la candidata del PPC a la Generalitat, Alícia Sánchez-Camacho, y otras mujeres de su partido en un hotel de L'Hospitalet de Llobregat.

En su quinto día en la campaña catalana, Rajoy ha subrayado que el PP es sinónimo de "estabilidad" y de cumplir su "palabra", y ha recordado que con el PP prestando apoyo parlamentario al ejecutivo de CiU o desde el Gobierno, Cataluña vivió sus "mejores tiempos".

Rajoy también ha dejado claro que mantendrá su confianza en Sánchez-Camacho como líder del PPC "sea cual sea el papel que le corresponda" tras los comicios del próximo 28 de noviembre.

Pero en primer lugar, Rajoy ha marcado las líneas rojas del PP ante una eventual colaboración futuro con CiU, como la de 1996 con los pactos del Majestic, y ha subrayado: "El PP es garantía de que no habrá aventurismos, ni referendos, ni cosas que no son buenas ni para Cataluña, ni para España, ni para nadie".

Rajoy ha vuelto a coincidir en Cataluña con el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba; este último ha acompañado al presidente catalán, José Montilla, en un mitin en Girona.

Rubalcaba ha señalado que el PP "está fraguando" un pacto con CiU ya que, ha dicho en tono irónico, el PP vuelve a hablar "catalán en la intimidad".

"El otro día escuché que en la intimidad a Mariano Rajoy le llaman el catalán, y pensé: esto me suena", ha afirmado Rubalcaba, que ha agregado: "Y cuidado, porque cada vez que en el PP hablan de catalán e intimidad es que están fraguando un pacto con CiU".

Montilla aboga por un "contrato de servicio público" para garantizar la transparencia y las buenas prácticas en la administración catalana, que contemplaría que todos los parlamentarios y altos cargos de la Generalitat firmen y cumplan un conjunto de compromisos de carácter ético.

Antes del mitin, los socialistas catalanes y Rubalcaba han rendido homenaje a Ernest Lluch, con una ofrenda floral en el cementerio de Maià de Montcat (Girona), en donde reposa el ministro asesinado por ETA mañana hará diez años.

Por su parte, ERC ha celebrado su mitin central en el Palau de la Música, donde su máximo líder, Joan Puigcercós, no se ha referido al "caso Millet', en lo que algunos han visto como un nuevo gesto de aproximación a CiU.

Ante más de 2.000 personas, el candidato de ERC a la Generalitat ha reivindicado "la épica" de Esquerra al querer "nadar siempre contracorriente" para llegar al objetivo de la independencia de Cataluña, aunque deba sortear obstáculos y vencer el "miedo".

El candidato de ICV-EUiA a la Generalitat, Joan Herrera, ha pedido a los indecisos, los resignados y los decepcionados que acudan a votar porque "el dilema es decidir o callar" ante la derecha, y para evitar la "involución" de un gobierno de CiU.

El candidato de Ciutadans, Albert Rivera, se ha ofrecido a los votantes decepcionados con un PSC que ha hecho "el trabajo sucio" a los nacionalistas, para ser su voz en el Parlament y les ha pedido el voto para que no tengan que ir a las urnas "con la nariz tapada".