El PP ha instado al Ejecutivo a reclamar una investigación internacional, "no una investigación como encargar un informe independiente, no una cosa aséptica, sino una verdadera investigación internacional para que nos aclare no quién tiene la responsabilidad sino qué ha ocurrido en el Sáhara". Por su parte, el Gobierno ha insistido en la importancia de preservar las relaciones entre España y Marruecos, así como preservar "nuestra relación con el Frente Polisario". Además, el gobierno marroquí ha denegado la entrada al país del periodista de 'El País' y los dos periodistas de 'El Mundo'.

A la pregunta de cómo actuaría el PP si estuviera en el Gobierno, el secretario de Comunicación popular, Esteban González Pons, considera "obligado" decir que España "debe asumir una responsabilidad por lo que ha sucedido en el Sáhara y por lo que pueda suceder", de modo que "lo primero que tendría que hacer el Gobierno es condenar la violación de los Derechos Humanos que se ha producido y que se sigue produciendo a estas horas, ahora ya en silencio y a oscuras".

En segundo lugar, ha señalado que falta una lista de españoles afectados por los sucesos del Sáhara Occidental, ya que "el Gobierno todavía no ha reconocido o no ha dicho públicamente cuántos españoles se encuentran afectados o detenidos o desaparecidos". "No tenemos esa información del Gobierno, no nos la ha dado", ha recriminado.

Por ello, ha recordado que el Ejecutivo marroquí ha dicho que el español que falleció en el Sáhara "había muerto atropellado en medio del desierto", González Pons ha lamentado que al Gobierno no le "sorprendiera" que por el desierto "pasase un coche que fuera a arrollar un ciudadano español". "Y no sabía nada del otro español torturado del que hemos tenido noticias recientemente", ha añadido.

Así pues, el dirigente popular ha exigido al Gobierno que "intente que se respeten los derechos fundamentales en todo el territorio español y fuera del territorio español", de modo que "no se contagie de la versión de los derechos fundamentales que algunos gobiernos muestran".

"Ahora es el propio Gobierno de España el que negocia con el de Marruecos el viaje, sólo por lo que sabemos, de estos medios y no precisamente de los corresponsales en Marruecos, sino de periodistas en Madrid", ha criticado en una entrevista en Canal 9. En su opinión, "el Gobierno de España no debería aceptar que no pueden viajar todos los periodistas que tengan acreditación para hacerlo y todos los corresponsales que ahora mismo están en Marruecos porque en la pluralidad de prensa que hay en España tiene que ser pluralidad de prensa en España, desde España para el resto del mundo", ha reclamado.

PRESERVAR LA RELACIÓN CON MARRUECOS Y EL POLISARIO

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha hecho hincapié nuevamente en la importancia de las relaciones entre España y Marruecos, sobre todo en el plano de la seguridad, y ha insistido en que desde los sucesos de El Aaiún el Gobierno ha "querido preservar esa relación". Pero también, ha agregado, "hemos querido preservar nuestra relación con el Frente Polisario".

No obstante, ha lamentado los "insultos" del PP y recordado que cuando José Luis Rodríguez Zapatero llegó al poder, el Gobierno popular "no tenía buenas relaciones ni con Marruecos ni con el Frente Polisario, con los dos tenía malas relaciones". Esto, según Rubalcaba, "dificultaba un trabajo que España ha querido hacer siempre, el de mediación y facilitar el drama del pueblo saharaui".

Desde entonces, el Ejecutivo ha hecho "un esfuerzo muy grande para recuperar ese buen clima de relación" con ambas partes porque España está en una "situación privilegiada para fomentar al diálogo". "No vamos a renunciar a ese papel", ha recalcado el vicepresidente que ha instado al PP a "examinar lo que hizo" porque "no dejó fatal" porque "en Marruecos el ejemplo típico era la invasión de Perejil" y con el Polisario "no había relaciones" por lo que se había perdido "la capacidad de interlocución fundamental para España y para el pueblo saharaui".

Respecto a la autorización del país magrebí a los periodistas de 'El País' y 'El Mundo' para que envíen a sus profesionales al país, el ministro de Interior ha señalado, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que "Marruecos ha dado un primer paso y ha permitido que España tenga la misma situación de Francia".

Este "primer paso y esto no nos satisface, estaremos satisfechos cuando todos ustedes puedan entrar", ha subrayado ante las preguntas de los periodistas por el hecho de que sólo puedan viajar a El Aaiún por el momento dos medios. En este sentido, ha asegurado que el Gobierno ha estado trabajando para que "se permitiera el acceso a todos los medios de comunicación españoles" y ha admitido que al contrario que en el caso de Francia, cuyo Gobierno "no ha reclamado nada", al contrario que el español que "sí ha reclamado y seguirá reclamando".