Aralar respondió ayer que "no" a la oferta de Batasuna de "constituir un nuevo agente político en Navarra", ya que eso supondría "romper y acabar con Nafarroa Bai", pero al mismo tiempo subrayó que esta coalición nacionalista "es un proyecto abierto".

En este sentido se pronunció el coordinador de Aralar en Navarra, Txentxo Jiménez, ante la propuesta que el pasado domingo realizaron miembros de la izquierda abertzale a este partido y a EA para alcanzar un acuerdo electoral para el "cambio político y social" en Navarra.

Jiménez manifestó en rueda de prensa que si Batasuna solicitara entrar a formar parte de la coalición, algo que hoy por hoy no ha hecho, no se le plantearía "ninguna exigencia extra", pero tampoco se le daría "ningún trato preferencial", sino que tendría que cumplir los requisitos establecidos y acordados por quienes integran NaBai.

Al respecto, subrató que "NaBai es absolutamente exquisita en el contenido de sus bases políticas" y en ellas se contempla "un rechazo absoluto del uso de la violencia para fines políticos, se condena cualquier acto de violencia, se le pide a ETA un cese definitivo y total de la lucha armada y se hace un reconocimiento a las víctimas".

En el caso de que Batasuna pidiera entrar en NaBai y aceptara esas bases "no habría legalidad del Estado, ni juez, ni ministro que pudiera impedir que NaBai con Batasuna y la propia Batasuna fuese legal", dijo.