La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, propuso ayer al alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, un "gran plan de desamortización" para "sacar a pública subasta y vender" el "patrimonio verdaderamente inmenso" del Ayuntamiento.

En una entrevista en Radio Nacional de España, la presidenta regional declaró que el Ayuntamiento de Madrid "es propietario de muchísimos edificios" ocupados por organismos municipales y situados "en los sitios más caros" de la ciudad.

A su juicio, es necesario reducir los espacios que el Ayuntamiento dedicó a oficinas "en tiempos de bonanza", porque "si no las empresas quiebran y la gente se queda en el paro" al acabar repercutiendo la falta de ingresos en el pago a proveedores.

Preguntada por el escaso resultado de la reunión que el miércoles mantuvieron el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el alcalde de Madrid dijo que le "sorprende", "porque Zapatero a todo dice que sí aunque luego no lo cumple".

Esperanza Aguirre manifestó además que en España "se acabó la fiesta" y ahora hay que "bajar el gasto público".