La activista catalana Isabel Terraza y el mexicano Antonio Velázquez, de la asociación Resistencia Saharaui, que llegaron ayer por la tarde al aeropuerto de Gran Canaria tras ser expulsados del Sáhara por Marruecos, dijeron que han sido testigos de un "genocidio" en El Aaiún.

Los dos activistas, que llegaron con media hora de retraso a la isla en el mismo vuelo en el que viajaban los periodistas de Antena 3 igualmente expulsados del Sahara, solicitaron ante los informadores que se produzca una "urgente intervención" del Gobierno de España y de la ONU.

Antonio Velázquez afirmó que han sido testigos del "genocidio" del pueblo saharaui por parte de Marruecos y del desmantelamiento violento del campamento de protesta que estaba ubicado a las afueras de El Aaiún. Agradecieron además el apoyo y el seguimiento de los medios de comunicación ante los sucesos que se están producido en la capital administrativa del Sahara Occidental, ya que se han sentido "abandonados" por el Gobierno de España y el de México.

Los dos activistas relataron que han permanecido varios días escondidos en una casa y, según Terraza, ha sido "muy duro haber sido testigo de este genocidio", a lo que añadió que siente "rabia y dolor por la indiferencia del Gobierno de España".

Velázquez dijo que vieron una ambulancia llena de "muertos" y que todos los "horrores" que han visto y escuchado de la gente hasta ahora no han podido contarlos, pero que desde ya se convertirán en la "voz" del pueblo saharaui.

"Hay muchos saharauis que no pueden decir al mundo que están siendo masacrados", señaló Velázquez. Así mismo, señaló que la resistencia saharaui dispone de imágenes sobre estos hechos.