La frase "Madrid es una fiesta fiscal y en Andalucía no paga ni Dios", pronunciada el domingo en un mitin por el candidato de ERC, Joan Puigcercós, polarizó ayer la campaña en torno a la relación fiscal entre Cataluña y España, que el líder republicano ha juzgado desigual en medio de un aluvión de críticas.

Todos los candidatos rivales, así como los partidos de ámbito nacional, el presidente de Andalucía y ministros del Gobierno censuraron las afirmaciones de Puigcercós, quien pese a encuadrarlas en "el fragor de un mitin", insistió en que Cataluña sufre seis veces más inspecciones que Andalucía y el doble que Madrid.

El candidato de CiU, Artur Mas, deploró el estilo "provocador" del líder de ERC porque, a su juicio, esta clase de "salidas de tono" hacen daño a Cataluña.

El presidente catalán y candidato del PSC, José Montilla -nacido en la localidad cordobesa de Iznájar- pidió "criterio y cabeza" a Puigcercós, al considerar que con afirmaciones como esta hace un flaco favor a Cataluña.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, replicó en una entrevista a la emisora catalana RAC-1 que todos los españoles pagan impuestos similares, mientras que la candidata del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, ve en esas palabras un "insulto a los andaluces".

El líder de ICV-EUiA, Joan Herrera, comparó a ERC con el PP por usar la "confrontación territorial", mientras que el presidente de Ciutadans, Albert Rivera, acusó Puigcercós, de "generar odio" entre diferentes partes de España.

Prueba de que esta cuestión ha saltado la frontera de la campaña para situarse en el debate político nacional ha sido la intervención en el debate de la vicepresidenta económica, Elena Salgado, quien opinó que dichas declaraciones "están fuera de lugar".

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, dijo que "son unas palabras muy desgraciadas porque en Andalucía, como en el resto del territorio nacional, se pagan impuestos de acuerdo con lo que prevé nuestra Constitución, que es que los ciudadanos tributan con arreglo a su capacidad de pago".

Desde Cadaquès (Girona) la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, lamentó que Puigcercós haya hecho frente común con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, al referirse al esfuerzo fiscal de Cataluña y Andalucía.

El presidente andaluz, José Antonio Griñán, expresó su "total rechazo" a las palabras "intolerables" y a la "profunda ofensa" a Andalucía de Puigcercós, al que ha tildó de "ignorante", y el de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, dijo que este tipo de declaraciones se "resuelven viajando".

El secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, declaró que el líder de ERC ha cometido un "desatino que tendría que saber rectificar", mientras que el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, considera que las declaraciones son "claramente xenófobas", por lo que Puigcercós debería pedir perdón.

Mas y la cumbre de líderes

Por otra parte, la campañacumplió ayer su cuarto día con las propuestas de los candidatos, como la promesa de Artur Mas de que, si es presidente de la Generalitat, una de sus primeras decisiones será convocar una cumbre de líderes políticos catalanes para pactar una estrategia para exigir en Madrid el concierto económico.

José Montilla aseguró que no acepta "la derrota anticipada" y que dará la batalla en esta campaña "con ánimo de victoria" pese a los sondeos adversos, y acusó a Mas de practicar un discurso "apocalíptico" para justificar un hipotético recorte social.