El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha asegurado este miércoles que el videojuego 'Alicia Croft', creado por las Nuevas Generaciones 'populares', fue un "error" de la empresa y asegura que la idea inicial era "buena" porque se pretendía que la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, se enfrentase a los "problemas" de la Comunidad y "no" a la inmigración ilegal.

El juego simula a la líder 'popular' a lomos de una gaviota apodada 'Pepe' que lanza ideas en forma de bombilla contra todos los inconvenientes que se encuentra por el camino, frenando la inmigración ilegal, transformando un zeppelin con una 'estelada' en un globo con la bandera catalana y española, y descerrajando unos labios cerrados con cremallera para dar lugar a una lengua con la 'senyera' y la bandera española.

"Es un error porque la idea era que Sánchez Camacho se enfrentara a los problemas de Cataluña como son el paro, la fiebre independentista y la situación de muchas personas sin empleo y sin posibilidades de salir adelante así como a las mafias que las han traído y las mantienen", ha explicado González Pons en una entrevista a la Cadena Ser recogida por Europa Press. Además, ha aseverado que esta idea "no es agresiva" y que la realización que hizo la empresa encargada del videojuego "no fue tan buena" como la intención del PP.

En esta línea, ha recordado que la inmigración será uno de los temas fundamentales en las campañas electorales del PP y se ha mostrado partidario de repatriar a las personas que, en el actual "entorno de crisis", "no" tienen en España el "colchón familiar", ya han agotado todas "sus prestaciones" y "no" poseen medios para "salir adelante".