El candidato de CiU en las elecciones al Parlament, Artur Mas, prometió ayer que si es investido como presidente de la Generalitat, se "autoimpondrá" un máximo de tres mandatos, aunque a su juicio "lo ideal" es permanecer en el cargo solamente dos legislaturas.

Antes de participar en un acto electoral dedicado a la cultura, Mas dijo que le parece "bien" que alguna encuesta señale que la gente preferiría que el presidente de la Generalitat no pudiera eternizarse en el cargo: "Yo siempre he sido partidario de la limitación de mandatos". Mas recordó que esta filosofía se la aplicó a él mismo en Convergència, donde el secretario general y los máximos responsables de CDC tienen una "limitación de dos mandatos".

En cuanto a un debate ´cara a cara´ con el candidato socialista a la reelección como presidente catalán, José Montilla, dijo no tener "ningún problema" con que se celebre y culpó a los socialistas de que aún no haya acuerdo.

"Nosotros seguimos sentados en la mesa de negociación. No nos hemos levantado de la mesa. Quien se levantó fue el director de la campaña del PSC. Sólo tienen que volver a la mesa y volver a hablar. Por nuestra parte no hay ningún inconveniente, pero que vuelvan, por favor", afirmó.

Por su parte, el PSC propuso ayer aplicar nuevas bonificaciones en los peajes de todas las autopistas de Cataluña, que podrían llegar a ser gratuitos para los conductores que cumplan una serie de criterios. El presidente catalán y candidato del PSC, José Montilla, explicó que esta nueva política de descuentos se aplicaría de forma progresiva, "barrera a barrera", de manera que empezaría a implantarse en 2011 y estaría operativa en toda Cataluña en el año 2018.

El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Joan Puigcercós, denunció por su parte la existencia de un "pacto de Estado" Madrid-Sevilla-Bilbao en materia fiscal que perjudica claramente a Cataluña, y lamentó que cuando desde esta última alguien alza la voz "se organiza un follón", en referencia a la polémica que él mismo desató el pasado domingo al indicar que "en Andalucía no paga ni Dios".