El presidente del Senado, Javier Rojo, emplaza al ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi a que se suelte las "cadenas" y los "grilletes", tenga "un par" y diga a los terroristas: "Por ahí no voy".

Así lo manifiesta Rojo en una entrevista en "Vanity Fair" que hoy ha hecho pública esta revista y en la que reconoce la "capacidad de liderazgo" y la "inteligencia" de Otegi, aunque el presidente de la Cámara Alta es como "Santo Tomás", que necesita "ver para creer".

"Se tiene que soltar las cadenas, los grilletes. El vacío que le harán será muy fuerte y también la presión a su familia, pero tiene que plantarse. Esto es como los yonquis, que les cuesta salir de la heroína. Y no cura con aspirinas, pero tampoco diciéndole a tu mamá que vas a ser bueno", dice Rojo.

Rojo sólo creerá a la izquierda abertzale cuando "encienda la televisión y vea un comunicado de ETA en el que aparezca un señor sin capucha y sin la serpiente explicando que abandonan las armas".

El presidente del Senado quiere desechar la idea de que una parte de la sociedad es más firme contra el terrorismo que otra: "Eso no es verdad. Tanto el PP como nosotros queremos acabar con el terrorismo. También el PNV quiere que se termine ya".

Resalta Rojo la labor del actual vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y asegura que en España "falta generosidad" para reconocer lo que está haciendo en materia de terrorismo.

Preguntado si cree que Rubalcaba "se está comiendo" al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente de la Cámara Alta se limita a decir que el vicepresidente "lo está bordando" y añade que al que ve de candidato es a Zapatero.