El representante para Europa del Frente Polisario, Mohamed Beissat, ha anulado la reunión que tenía previsto mantener en Madrid con el PSOE al considerar que este partido bloqueó en el Consejo de la Internacional Socialista una resolución condenatoria de los recientes incidentes de El Aaiún.

"El PSOE ha trabajado hoy para Marruecos, que ha conseguido una victoria. En esta situación, queda anulada la reunión que íbamos a mantener con ellos", aseguró a Efe el representante saharaui.

Beissat, que representó a su partido en la reunión de la Internacional Socialista, había confirmado el encuentro con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) acordado la víspera con su secretaria de Política Internacional, Elena Valenciano.

El representante saharaui para Europa aseguró esta mañana que la reunión se mantenía pese a que la delegación del Polisario en Madrid hizo saber en un comunicado que no estaba al corriente de la misma.

Sin embargo, Beissat cambió de opinión después de que el Consejo de la Internacional Socialista no aceptara una resolución propuesta por las delegaciones de Sudáfrica, Suecia y Finlandia en la que se condenaba el "excesivo uso de la violencia" empleada por Marruecos para desalojar, el pasado día 8, el campamento saharaui de Gdaim Izik, en las proximidades de El Aaiún.

"El PSOE da un cheque en blanco a Marruecos para matar donde, cuando y como quiera y es muy inoportuno para España, para el Magreb y para el mundo", aseguró Beissat, quien condenó "la política de contentar a Marruecos a costa de los derechos humanos, de los valores más sagrados de la sociedad española e internacional".

La presidencia dio entonces la palabra a España, que preside el comité del Mediterráneo de la organización.

El representante español, José Antonio Espejo, afirmó que no se oponían a la presentación de ninguna resolución, pero consideró "prematuro" adoptar un texto hasta que no se conozca lo que sucedió en El Aaiún.

Para aclararlo, aseguró que se había convocado una reunión en Madrid con los representantes del Polisario y de la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP), partido que integra el Gobierno de Rabat y que forma parte de la Internacional Socialista.

Apoyo de Ayala y Papandréu

La propuesta de Espejo fue respaldada por el secretario general del Consejo, el chileno Luis Ayala, y contó con el apoyo explícito del presidente de la Internacional, el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, quien señaló que "este tipo de resoluciones no siempre son productivas y a veces son contraproducentes".

Representantes del USFP se mostraron también conformes con la propuesta y aseguraron que en el encuentro de Madrid cada parte podría presentar su versión de lo que sucedió en El Aaiún.

El único que se mostró agraviado fue Beissat, quien aseguró que no acudirán al encuentro de Madrid.

La resolución que los saharauis pretendían aprobar incluía una condena explícita al "excesivo uso de la fuerza por parte de las autoridades marroquíes para desalojar el campo construido por la población de El Aaiún en protesta por su situación y para pedir respeto a sus derechos y lamentar la pérdida de vidas inocentes".

Al tiempo, "urgía" a Naciones Unidas para que abriera una investigación para establecer las razones y las circunstancias en las que sucedieron estos "hechos violentos".

La delegación española indicó que la resolución era contradictoria, puesto que pedía aclarar los hechos al tiempo que los condenaba.

Por la Internacional Socialista circuló una resolución elaborada por el USFP en la que se limitaban a pedir una investigación de los hechos, pero finalmente no fue presentada.

La declaración final del Consejo de la Internacional Socialista no incluye referencia alguna al Sahara Occidental.