José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre nació en Cartagena el 9 de junio de 1981. Es nieto del almirante y ex presidente del Gobierno asesinado por ETA Luis Carrero Blanco. Actualmente ejerce como abogado.

–A pesar de no conocer a su abuelo, sabe mucho de su vida, ¿le hablaban de él en casa?

–La verdad es que no suelen hablar de él más de lo normal. Es verdad que mis padres me han contado cosas de cómo era, pero lo cierto es que he aprendido más sobre su vida leyendo e investigando acerca de su persona y su figura política, indagando en el papel que desempeñó en este país. La biografía que mejor explica la historia de mi abuelo es la que escribió Ramón Tusell.

–Mucho se ha hablado de que se abuelo habría sido el sucesor de Franco de no haber sido asesinado por ETA en 1973. ¿Qué opinión le merece este tema?

–Me parece que este tema es una de las mayores mentiras que han calado en la sociedad sobre la historia política de España. Es totalmente falso que mi abuelo quisiera suceder a Franco. Cualquiera que conociese a mi abuelo sabía que era monárquico y que, una vez fallecido Franco, habría puesto su cargo a disposición de Juan Carlos I como nuevo jefe del Estado. Lo peor de esta falsa creencia es que sólo ha servido para dar alas a ETA.

–¿Qué recuerdos tiene la familia del día del atentado?

–Pues obviamente fue una tragedia, pues él hizo el mismo trayecto que hacía otros días y para nada se esperaba un atentado de ese tipo, lo cierto es que se trata de un atentado que cuánto menos genera dudas.

–Cuando habla de dudas, ¿se refiere a una conspiración?

–No sé si conspiración es la palabra, pero resulta raro pensar que se puede cavar un túnel bajo una calle y que nadie se entere, sobre todo en un lugar plagado de policías que podrían haber oído ruidos o haber visto cosas raras. Si a esto unimos que quien sucedió en el cargo a mi abuelo fue precisamente Carlos Arias Navarro, hasta la fecha ministro encargado de la seguridad, pues es normal que siempre surjan sospechas.

–Su abuelo, ¿habría apoyado una Transición como la que se hizo?

–Lógicamente, no creo que estuviera de acuerdo con que el Partido Comunista formase parte de las instituciones. No obstante, era conocedor de que el franquismo sin Franco no tenía sentido y de que serían necesarias reformas centradas en la Monarquía. Por tanto, seguro que habría apoyado la Transición aunque quizá de una manera distinta a como se hizo.

–Usted es el único de la familia que le ha dado por la política...

–Estoy afiliado a las Nuevas Generaciones del PP desde 2001, he sido coordinador de programas de la junta local de Nuevas Generaciones desde 2007 hasta el viernes pasado, que fui cesado y todavía no me dijeron por qué en el partido.

–¿Pesa llevar el apellido Carrero Blanco en política?

–Claro que pesa, en más de una ocasión me han puesto como excusa mi apellido para no ir en unas listas electorales, llegando incluso a sugerirme que me cambiase los apellidos. Pero me negué.