La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha defendido hoy la necesidad de que España mantenga la capacidad de interlocución con Marruecos para ser útil, "sin abdicar ni un ápice" de la defensa de los derechos y libertades.

Jiménez ha insistido, en declaraciones a la cadena Ser recogidas por Efe, en que la seguridad de la cooperante española que permanece escondida en El Aaiún, Isabel Terraza, y del mexicano Antonio Vázquez "está garantizada" y en que la dificultad de acceder a la información sobre lo que está ocurriendo en la capital del Sahara Occidental impide a los Gobiernos hacer un balance de la situación.

La ministra ha recalcado que el Gobierno defiende los derechos humanos y la libertad de expresión, y que "en todo momento" ha pedido a las autoridades marroquíes que permitan acceder a la zona a los medios de comunicación.

"El hecho de que se grite o se haga de una manera altisonante no significa que vayamos a tener una mayor respuesta", ha continuado Jiménez, quien se ha preguntado por qué se acusa al Gobierno de estar actuando "con tibieza" frente a Marruecos.

Así, ha asegurado que está "en contacto permanente" con el Ejecutivo de Marruecos, al que ha expresado su "preocupación" por los hechos, y ha hecho hincapié en que "intentamos mantener esa interlocución"."Si al final se corta esa interlocución, ¿cómo seríamos útiles?", ha señalado.

Jiménez -que ha subrayado que las relaciones entre dos países deben estar basadas en el "respeto mutuo", la "complicidad" y el "reconocimiento de intereses mutuos"- ha subrayado que la situación en el Sahara no es un asunto bilateral entre España y Marruecos, sino que afecta a toda la comunidad internacional.

Ha reconocido que en España hay una "mayor sensibilidad" hacia la población saharaui, un sentimiento que, según ha dicho, comparte, y ha recordado que el Gobierno ha defendido siempre su derecho a una libre autodeterminación y lo sigue haciendo.

La ministra ha recordado que el Frente Polisario, representante del pueblo saharaui, retomó las negociaciones con Marruecos en Nueva York el mismo día del desmantelamiento del campamento de El Aaiún.

"Lo que no se le exige al Frente Polisario se le pretende exigir al Gobierno de España", ha manifestado Jiménez, quien ha señalado a continuación que se trata de un asunto "lo suficientemente complejo como para que el Gobierno muestre suficiente prudencia a la hora de hacer pronunciamientos".