El Ayuntamiento de Burgos pondrá en marcha una nueva ordenanza de circulación urbana que prevé imponer sanciones de hasta 500 euros a ciclistas por infracciones graves, como cruzar montado en la bici un paso de cebra.

Según explicó el concejal de Movilidad Urbana, Esteban Rebollo, la nueva ordenanza autoriza a los agentes a imponer sanciones a los ciclistas, que pueden oscilar entre los cien y los quinientos euros, con la finalidad de que no circulen por lugares indebidos.

Esta norma, que se calcula que entrará en vigor en el plazo aproximado de un mes, sustituirá a la vigente, que data de 1966 y, además de incluir nuevas figuras de sanción, actualiza las sanciones que se pueden imponer. La ordenanza prohíbe la circulación de bicicletas por lugares indebidos y su estacionamiento atadas a árboles o mobiliario urbano. Asimismo se establecen sanciones para los peatones que cometan infracciones, como cruzar la calzada por lugares no habilitados o hacerlo cuando el semáforo lo tienen cerrado para ello.

Por otro lado, miles de motoristas se concentraron ayer en Madrid para exigir a las Administraciones que "cumplan la ley" y se actúe "con seriedad y sin demagogia" en materia de seguridad vial para reducir el número de accidentes.

Bajo el lema Para que la Administración cumpla la Ley, la asociaciones Mutua Motera, Lucha Motera, Moteros en Acción, Moto Scooter Club Vespacito y Plataforma Motera para la Seguridad Vial se unieron para exigir a la Administración Pública que se trate la Seguridad Vial como "un problema de Estado, como una cuestión de Salud Pública" y que "se termine con las prácticas corruptas y se trabaje de verdad por y para los ciudadanos".