El ex portavoz de la ilegalizada Batasuna Arnaldo Otegi expresó ayer públicamente en la Audiencia Nacional la apuesta de la izquierda abertzale "por vías pacíficas" y su rechazo al uso de la violencia "para imponer un proyecto político".

Otegi se pronunció así en el turno de última palabra del juicio por su intervención en el velódromo de Anoeta el 14 de noviembre de 2004, en el que la Fiscalía ha pedido para él y los otros dos acusados -Joseba Permach y Joseba Álvarez- dieciocho meses de prisión por un delito de enaltecimiento del terrorismo, mientras que el Foro Ermua ha solicitado dos años de cárcel.

"Quiero volver a reseñar con carácter absolutamente claro, nítido, prístino, que nosotros hemos hecho una apuesta por las vías pacíficas y democráticas, que nosotros rechazamos el uso de la violencia para imponer un proyecto político, que nosotros abogamos por un proceso de soluciones democráticas", dijo el dirigente abertzale.

La intervención final de Otegi eclipsó la declaración como testigo de su defensa del presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, cuya comparecencia debía servir para aclarar si, como sostenían los acusados, el acto de Anoeta y la propuesta política que allí presentó Batasuna habían sido acordados previamente con el Partido Socialista.

La fiscal dijo que Otegi tuvo un "poder de decisión absoluto" sobre el acto y estimó "impensable" que los acusados no controlaran la puesta en escena "y la presencia de una pantalla gigante en la que se emitieron imágenes de presos etarras", causando lo que "pretendían desde el principio": enaltecer a los terroristas y provocar gritos entre el público de ´Gora ETA militarra´.

Un comunicado de ETA

El abogado sudafricano y mediador internacional en conflictos Brian Currin afirmó ayer que espera un comunicado de ETA en el que esta organización terrorista declare un alto el fuego "antes de Navidad, bien en noviembre o diciembre".

Aseguró que basa esta expectativa en "varios contactos, entre ellos con la izquierda abertzale", y destacó que no le cabe "ninguna duda" de que la ilegalizada Batasuna "está al tanto al cien por cien de cuál es la posición de ETA". "Estoy seguro de que la información que recibo es fiable, aunque nadie puede dar garantías", según precisó.

Currin compareció ayer en una multitudinaria conferencia de prensa en Bilbao, en la que presentó el "mandato" que llevará a cabo un "grupo internacional de contacto" que intentará "facilitar" el avance en un "proceso de paz" en Euskadi; este futuro grupo estará compuesto por cinco personas, de las que no se facilitó el nombre.