El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha ofrecido hoy un "pacto de silencio" al resto de partidos políticos sobre el proceso interno que puede estar llevando a cabo la ilegalizada Batasuna con el fin de "ayudar a que se precipiten los acontecimientos".

Urkullu ha destacado, en una entrevista en Radio Popular recogida por Efe, que en torno a la situación de ETA y Batasuna "estamos en una noria permanente, en un torbellino de declaraciones carentes de rigor, topicazos y una vorágine de expectativas e ilusiones, que quizás no tienen demasiado fundamento".

"Ofrezco un pacto de silencio para que no interpretemos lo que otros dicen y nos abstraigamos de ese juego -ha precisado- y así dejar que lo que otros están haciendo germine y de sus frutos. Estamos ante una espiral -ha añadido- que no conduce a las bases de un proceso de ausencia definitiva de violencia".

Ha explicado que este ofrecimiento "público" lo planteará al resto de formaciones cuando mantenga reuniones con cada partido y tras afirmar que respetará la decisión que adopte cada uno, ha resaltado que en este asunto "no debe haber ni protagonismos ni réditos partidarios".

Según su análisis de la situación actual, "a día de hoy no hay ni anuncio de ETA ni pronunciamiento de la autodenominada izquierda abertzale. El PNV -ha agregado- está a la espera del comunicado de cese definitivo".

El dirigente del PNV se ha referido también a las declaraciones del presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, en un programa de televisión en el que expresó su creencia de que ETA anunciará su final en Navidad, y ha puntualizado que únicamente le interesa "lo que digan el presidente del Gobierno español y el lehendakari, por las responsabilidades institucionales que ostentan".