El temporal de viento y lluvia, que ayer golpeó de forma especial la cornisa cantábrica, se ha cobrado la vida de un marinero jubilado, de 73 años, en el puerto de Burela (Lugo), y de un supuesto narcotraficante que iba en una lancha cargada de hachís en Chipiona (Cádiz), al tiempo que un pescador se encuentra desparecido en Baldaio (A Coruña), posiblemente debido a un golpe de mar. Además, dos mujeres de 58 y 52 años resultaron heridas leves al caerse un andamio por fuerte viento en Logroño y, en Cantabria, un pescador de 59 años resultó herido.

También han sido muchos los destrozos causados en varias localidades del norte, siendo especialmente importantes los daños en los paseos marítimos de Santander, Gijón, Getxo, San Sebastián y A Coruña, debido a los vientos superiores a los 100 kilómetros/hora y al fuerte oleaje, de hasta 13 metros. El temporal se llevó 50 metros de barandilla del paseo marítimo del Sardinero (Santander) y en San Sebastián, el fuerte oleaje provocó un socavón de 20 por 15 metros.