El Congreso ha aprobado hoy tramitar la reforma de la Ley Electoral para evitar que la izquierda abertzale burle la ley y se presente a las elecciones bajo siglas de partidos legales, reforma con la que se "taponan" las vías ambiguas que hasta ahora ha utilizado Batasuna para "colarse" en las instituciones.

Es un paso más para "acorralar" a Batasuna -que ha contado con el apoyo de PSOE, PP, Coalición Canaria, UPyD y UPN, y con la abstención de CiU-, que fue acordado por los dos grupos mayoritarios en la subcomisión que durante casi dos años debatió en el Congreso la reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG).

Con este cambio de la Ley, entre otras cosas, se podrán anular listas que den cobijo a candidatos ligados a la izquierda abertzale radical, o se aplicará la figura de "incompatibilidad sobrevenida" a los cargos electos de una formación que se ilegalice si, en un plazo de quince días, no presentan una declaración voluntaria e indubitada de rechazo a la causa por la que fue ilegalizado su partido.

José Antonio Bermúdez de Castro, en nombre del PP, y Txiki Benegas, del PSOE, han defendido la propuesta alegando que ETA y Batasuna han intentado "burlar la ley" sistemáticamente en cada proceso electoral para lograr hueco en las instituciones vascas, y con esta reforma se "taponarán" esas "vías ambiguas" a las que ha recurrido hasta ahora.