La ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, aseguró hoy que España no reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental, aunque dijo "constatar, como el resto de países", que si controla ese territorio.

Jiménez, en declaraciones a los periodistas en Quito, aclaró la postura de España sobre la que fuera su ex colonia hasta 1975, y negó que el ministro de la Presidencia, Ramón Jaúregui, hubiera admitido que la soberanía del Sahara Occidental fuese marroquí.

"Jaúregui no ha hecho ningún reconocimiento en relación con el territorio de El Aaiún. De hecho, España no tiene allí un consulado porque, aunque constatamos como el resto de países la situación que se da de control por parte de Marruecos de ese territorio, no reconocemos internacionalmente el que esta situación esté legalmente actualizada", explicó Jiménez.

Jaúregui negó hoy que hubiera reconocido la soberanía marroquí el Sáhara Occidental cuando habló de por qué Marruecos justificaba su rechazo a la entrada de los periodistas en El Aaiún para informar sobre lo ocurrido en el campamento de protesta saharaui, cuyo desalojo se ha saldado con varios muertos.

Sus palabras que suscitaron controversia fueron: "No podemos olvidar que la admisión en territorio forma parte de lo que se llama el núcleo duro de la soberanía de un país, y ahí, desgraciadamente, nuestra capacidad de intervención chocó con la negativa absoluta del gobierno marroquí para permitir el acceso de los medios", había manifestado". Jaúregui precisó que el contencioso del Sahara lleva 35 años sin solucionarse y su salida política debe negociarse en el marco de la ONU.

El ministro de la Presidencia se había referido a la decisión de Marruecos de restringir el acceso de periodistas al campamento después de la muerte de un menor saharaui de 14 años por disparos de la Policía marroquí, y había explicado que el Gobierno español no podía hacer nada contra estas restricciones: "La admisión en el territorio forma parte del núcleo duro de la soberanía de un país", había señalado.

Después, ante el revuelo generado por esas palabras, Jáuregui ha querido explicarse y ha declarado en el pasillo del Congreso que con ellas él no ha hecho "ningún reconocimiento de soberanía de Marruecos sobre un contencioso que está pendiente" desde hace 35 años y que requiere "una solución política bajo los auspicios de la ONU".

"Simplemente he querido decir que en la actualidad es Marruecos el que determina, por su capacidad de administrar ese territorio, quién entra y quién no entra (en el Sáhara). Ese ha sido el sentido de mis palabras", ha afirmado.

También en conversación informal con los periodistas, Jáuregui ha hablado de Marruecos como administrador del Sáhara Occidental, pero ha insistido en que con sus palabras sólo pretendía reflejar una situación 'de facto'.