El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se comprometió ayer en Afganistán a mantener las tropas en el país el tiempo que sea necesario: "No estamos aquí para quedarnos, pero nuestro compromiso debe ser firme", manifestó a los soldados de la base de Qala i Naw.

Zapatero, que viajó por sorpresa a Afganistán acompañado por sus ministras de Defensa, Carme Chacón, y de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, dejó claro ese compromiso también al presidente afgano, Hamid Karzai, y al comandante de las tropas de la OTAN en el país, el general David H. Petraeus, con quienes se reunió en Kabul.

Cuando apenas faltan dos semanas para la cumbre de la OTAN en la que se definirá el calendario para el traspaso de la autoridad a las fuerzas de seguridad afganas, requisito para comenzar a retirar las tropas extranjeras, Zapatero subrayó que los españoles se quedarán "hasta que los afganos puedan garantizar su propia seguridad".

"Ellos habrán ganado un futuro mejor y todos habremos ganado un mundo más seguro", manifestó ante los soldados en su segunda visita al país desde que llegó a La Moncloa. El primer viaje lo hizo Zapatero en diciembre de 2005.

Por otra parte, Zapatero anunció que España aportará medio millón de dólares (unos 360.000 euros) para ayudar a diseñar el plan de las obras de ampliación del aeropuerto de la localidad de Herat, al oeste de Afganistán.

La aportación de medio millón de dólares se une a otras contribuciones que España ha destinado a la mejora del aeropuerto de Herat, donde hay desplegada parte del contingente español de 1.500 soldados que participa en la misión de la ISAF de la OTAN.