La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, ha afirmado sobre las declaraciones del Papa Benedicto XVI en las que pedía que "la mujer encuentre en el hogar y el trabajo su realización", que en España "las mujeres, también muchas católicas, decidieron entrar y salir de casa libremente".

En declaraciones a la Cadena Ser, recogidas por Europa Press, la ministra ha apuntado que esa decisión "se traduce en leyes que protegen la igualdad", que, a su juicio, "está por encima de cualquier creencia religiosa e, incluso, del debate sobre la religión y la laicidad".

Preguntada por si el Gobierno está molesto por las declaraciones del Pontífice sobre el anticlericalismo que se vive en España, Pajín ha contestado que "lo que tiene claro" el Ejecutivo "es el reto para garantizar la conciliación de la vida laboral y familiar "compartida en igualdad de condiciones por toda la sociedad". "Este es el tipo de mensajes que le gusta al Gobierno y a la sociedad", ha aseverado.

Sobre las palabras del cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Antonio María Rouco Varela, que ha afirmado que España está "en el primer ránking del laicismo", Pajín ha insistido en que España es un país "respetuoso, cuyos valores y leyes están por encima de cualquier fe religiosa".