El presidente del Congreso, José Bono, ha recomendado al presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, ser "prudente" en sus declaraciones sobre la organización terrorista ETA --ha situado el final de la banda en Navidad-- porque, a su juicio, "no" es el momento de poner "un término" o un "plazo" al fin de la violencia etarra.

En declaraciones a TVE recogidas por Europa Press, Bono ha recordado que "a todos" les gustaría que la disolución de ETA fuera "ahora mismo" aunque ha reconocido que tiene sus "dificultades" y sus "tiempos". Por ello, ha pedido "no" darles publicidad ni propaganda y ha asegurado que el final "no va a ser" como una "función teatral" sino que será un "proceso".

"Lo mejor para acabar con ETA es: mucho ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, mucha Guardia Civil, mucha Ertzaintza y mucha Policía. Eso es lo que necesitan estos asesinos", ha recalcado el presidente de la Cámara Baja tras asegurar que el "único modo" en el que puede acabar una organización de "malhechores" y "criminales" es en la cárcel.

Con Otegi “no iría ni a misa”

Preguntado por cómo valora que Eguiguren vaya a declarar en defensa del ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi en el juicio que tiene abierto por un presunto enaltecimiento del Terrorismo, Bono ha asegurado que no iría con el acusado "ni a misa" porque es un "individuo peligroso" debido a que ha "participado en secuestros" y ha usado la pistola.

"A mi no me van a llamar como testigo y si algún día me llaman le aseguro que se arrepentirán porque lo que se de Otegi no es para que salga de la cárcel ni para su beneficio", ha afirmado Bono para subrayar que le puede ver "sin odio" en la cárcel pero "nunca con afecto" y reiterar que el portavoz de la ilegalizada Batasuna ha realizado cosas "muy graves" y "muy violentas" como para que se le vaya a "perdonar de la noche a la mañana".