Los tres diputados españoles que viajaban ayer a El Aaiún para visitar el campamento de protesta saharaui han recuperado los pasaportes que les habían sido requisados, sin que el Gobierno marroquí haya ofrecido hasta ahora explicaciones al respecto.

La parlamentaria vasca Nerea Antia (PNV), que viaja junto con Mikel Basabe (Aralar) y la representante de Aralar en el Parlamento Navarro Nekane Pérez, indicó a EFE que un trabajador del aeropuerto le ha devuelto el pasaporte y "unas tarjetas de embarque para un vuelo a España mañana, pero se han vuelto a llevar las tarjetas" sin dar explicaciones.

Los tres diputados habían denunciado llevar horas "tirados" en la zona de tránsito, después de que personal marroquí les requisara la documentación y les comunicara que iban a ser enviados este domingo de vuelta a Madrid.

Ni el portavoz del Ejecutivo, Jalid Naciri, ni fuentes del Ministerio marroquí del Interior se encuentran al corriente, según dijeron a EFE al respecto de este incidente, que tuvo lugar cuando se disponían a acceder a la zona de embarque.

El cónsul español en Casablanca, Carlos de Lojendio, indicó que el consulado "está pendiente de ellos", pero precisó que "no se puede exigir a las autoridades que les dejen pasar" y que el servicio de emergencias consulares "no puede hacer nada porque están en la zona de tránsito", a la que aseguran no tener acceso.

Junto con los diputados autonómicos también se encuentra retenida en la misma situación la observadora española Olaia Sagredo, que también se dirigía a El Aaiún.

Los cuatro tenían previsto dirigirse al campamento Gdaim Izik, a las afueras de la capital administrativa del Sahara Occidental, para comprobar la situación en el lugar, donde el pasado 24 de octubre murió un adolescente saharaui de 14 años por tiros de agentes marroquíes.

En un primer momento, según su relato, se les dijo que había un problema con una supuesta duplicación de sus tarjetas de embarque, pero nadie les volvió a explicar los motivos de su retención.

Según Antia, el personal del aeropuerto, "con una actitud que no ha sido correcta", les dijo: "Ustedes se quedan aquí esta noche y mañana los metemos en un avión".

Los tres parlamentarios habían llegado a Casablanca este mediodía, en un viaje organizado por la asociación Euskal Fondoa, y aseguran que no tuvieron impedimentos para salir del aeródromo para comer, ya con la tarjeta de embarque sellada, y que fue a su vuelta cuando les retiraron la documentación.